El PP prevé presentar su recurso de inconstitucionalidad en julio

Actualizado 19/06/2006 1:19:00 CET

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La dirección del PP prevé presentar un recurso de inconstitucionalidad contra el nuevo Estatuto de Cataluña el próximo mes julio, sin esperar a que transcurran los dos meses de plazo que permite la Ley a partir de la fecha de publicación en el Boletín Oficial, confirmaron a Europa Press fuentes 'populares'.

Esta misma noche, el líder del principal partido de la oposición, Mariano Rajoy, confirmó a los periodistas en rueda de prensa que mantiene su intención de recurrir ante el Tribunal Constitucional el proyecto que fue hoy sometido a referéndum en Cataluña y que, a la espera de los resultados definitivos, ha sido aprobado con un 73,9 por ciento de votos y rechazado por un 20,8 por ciento de catalanes, con una abstención del 50 por ciento.

Los 'populares' han venido reiterando, a lo largo de los últimos meses y especialmente en la campaña previa al referendo, que el nuevo Estatuto vulnera la Constitución del 78 por considerar a Cataluña como una "nación" en el Preámbulo y entrar en contradicción, bajo su punto de vista, con el artículo segundo de la Carta Magna.

La filosofía que defiende el PP es que introducir el término "nación" en el Preámbulo del proyecto estatutario afecta al articulado y, asimismo, a la interpretación que pueda hacerse de los contenidos recogidos en el mismo. Tampoco aprueba este partido que se haya utilizado el Título I del Estatuto para referirse a unos "derechos y deberes" de los catalanes que, a su entender, "rompen la igualdad" entre españoles, al dotar a estos ciudadanos de unas garantías y unas obligaciones "diferentes" a las del resto de la ciudadanía y que, en algún caso, podría "vulnerar" los principios de la Norma Fundalmental.

Los 'populares' tampoco aprueban la relación de 'bilateralidad' que recoge el Estatuto o que se dote a la Generalitat de competencias que, en su opinión, son del Estado --especialmente en el área judicial--, además de rechazar que se "blinden" las nuevas compertencias o que no se dote al castellano de las mismas "garantías" que al catalán, entre otras cosas cosas.