18J-Blanco dice que, si como decía Rajoy, este fue un referéndum sobre Zapatero, el líder del PP "perdió claramente"

Actualizado 19/06/2006 0:18:50 CET

Ante militantes, felicita al PSC y envía un "abrazo" a Maragall y Montilla, que "han sufrido ataques injustificados"

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Organización y Coordinación del PSOE, José Blanco, aseguró esta noche que, si como decía el presidente del PP, Mariano Rajoy, éste era un referéndum "sobre Zapatero", el líder del PP "perdió claramente". Ante más de medio centenar de militantes socialistas, le recomendó que tome "decisiones" y envió un "abrazo" al presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y al primer secretario del PSC, José Montilla, que han "sufrido ataques injustificados".

El 'número dos' del PSOE, acompañado de miembros de la Ejecutiva, brindó hoy en la sede socialista con los militantes que se acercaron a 'Ferraz' para festejar el 'sí'.

A su juicio, en esta consulta ha fracasado "Rajoy y el PP". "Ha fracasado la estrategia de dividir a los españoles, de confrontar unos territorios con otros, un equipo encabezado por Mariano Rajoy", resumió.

TOMAR DECISIONES.

En este punto, recordó que Rajoy dijo hace pocos días en Cataluña "que éste era un referéndum sobre Zapatero". "Le dije que si era así, tomara nota y tomara decisiones la noche electoral. Zapatero ganó y usted perdió claramente", remarcó.

Blanco destacó en cualquier caso que esta consulta no era sobre Zapatero, sino sobre el 'Estatut', esto es, sobre una "nueva forma de entender la España de las autonomías". "Ha ganado Cataluña, la Democracia y la Constitución, la gente que apuesta por una forma de convivir y de entenderse y ha perdido la estrategia de la división", insistió.

FELICIDADES AL PSC.

Junto a otros miembros de la Ejecutiva Federal, el dirigente socialista felicitó entonces a la "sabiduría del pueblo de Cataluña", que demostró "una vez más estar a la altura".

Sobre todo, Blanco dirigió sus felicitaciones a "los compañeros del PSC, que han sufrido mucho, los ataques todos ellos injustificados, singularmente Maragall y Montilla". A ambos, les envíó un "fuerte abrazo" en nombre "de los socialistas". Por último alzó su copa y brindó por "Cataluña, España, la Constitución y el PSOE".