20 años de prisión para la parricida del Carmel (Barcelona) por asesinar a sus dos hijos

Juicio a la parricida del Carmel (Barcelona)
Foto: EUROPA PRESS
Actualizado 07/04/2015 16:16:11 CET

Sufrió altercaciones de personalidad tras abandonarla su marido que la maltrataba

BARCELONA, 7 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Barcelona ha condenado a 20 años de prisión a Rina M.S. por asesinar a sus dos hijos de 11 y 9 años ahogándoles en la bañera de su casa, en el barrio del Carmel, tras suministrarles sedantes, unos hechos que ella misma reconoció en el juicio por jurado.

En la sentencia, recogida por Europa Press, la Audiencia considera probado que el 7 de abril de 2013, hace justo dos años, "una vez los menores se hallaron bajo los efectos de la ingesta de ese fármaco --benzodiazepina--, la acusada los sumergió, uno tras otro, en medio líquido, en la bañera, hasta provocar su insuficiencia respiratoria".

La Fiscalía, la acusación particular y la defensa de la acusada habían alcanzado un pacto de consenso para pedir una pena de 10 años de prisión por cada delito de asesinato con alevosía, y se consideran eximentes la confesión tardía de los hechos y de alteración psíquica.

Rina M.S., de nacionalidad boliviana, sufría maltrato "cuando menos" psicológico por parte de su marido, del que tenía una fuerte dependencia emocional y quien la había abandonado entre septiembre y octubre de 2012 por otra mujer, según el relato de conformidad de la sentencia.

En este contexto, la acusada sufrió "una descompensación de los rasgos dependientes de la personalidad" --antes de que matara a sus hijos y tras abandonarla su marido-- con alteraciones que culminaron con la agresión mortal a los niños bajo una afectación moderada de su capacidad volitiva y cognitiva.

INGRESO HOSPITALARIO

Hasta el momento de los hechos, Rina M. mantuvo siempre una buena relación maternal con sus hijos, "procurando en todo momento cubrir todas sus necesidades", viviendo en la plaza Pastrana del barrio del Carmel.

Hasta que después de las 12 horas del 7 de abril de 2013, les suministró el sedante, los sumergió, uno tras otro, en la bañera hasta provocarles la muerte; luego, ella misma consumió una cantidad indeterminada de benzodiazepinas, con lo que fue ingresada en el Hospital Vall d'Hebron tras su detención ese mismo día.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies