Calvo promete 30 kilómetros de trazado para el tranvía y lo considera "más factible" que la segunda línea de metro

Actualizado 10/05/2007 16:55:59 CET

PALMA DE MALLORCA, 10 May. (EUROPA PRESS) -

La candidata del PSIB a la alcaldía de Palma, Aina Calvo, se comprometió hoy a impulsar dentro de la próxima legislatura un trazado de 30 kilómetros para la puesta en marcha del tranvía, una iniciativa que conllevaría un coste de 450 millones de euros y que consideró "más factible y abordable" económicamente que la segunda línea del metro propuesta por el PP.

Durante la presentación de sus propuestas en materia de movilidad, Calvo recriminó que las cifras aportadas por los 'populares' acerca de lo que costaría la construcción de esta nueva línea --según recordó, cerca de 500 millones de euros-- constituyen "sólo" el 27 por ciento del presupuesto real que supondrán las obras de este proyecto. No obstante, recalcó la necesidad de hacer un debate con el PP para contrastar las dos propuestas.

En concreto, la primera fase para la puesta en marcha del tranvía se centraría en conectar el aeropuerto de Palma con S'Arenal hasta Cala Major con el impulso del tranvía de la Bahía (20 kilómetros). La segunda fase supondría la incorporación a las Avenidas de la capital balear (5 kilómetros) y la tercera, que, dijo, debe estudiarse con más profundidad, constituiría un segundo anillo dentro de la ciudad. El coste por kilómetro sería de 15 millones de euros.

Otras de las propuestas presentadas por Calvo fue la creación de tres grandes espacios de aparcamiento en las entradas de Palma, gratuitos y vigilados, que conecten con la red de transporte público. La candidata socialista aseguró que la formación promoverá la construcción de edificios de aparcamientos en zonas donde esto representa "un problema importante" como en el caso del Eixample.

Según explicó, los parkings básicos que el PSIB potenciará estarán ubicados en el centro --recogerán los coches de la autopista de Inca y se conectará con el centro a través del metro y los carriles bici de Arxiduc--, en Llevant --recogerá los coches de la autopista de Llucmajor y se conectará con el centro con el tranvía y los carriles bici del Paseo Marítimo y General Ricardo Ortega-- y en Ponent --recogerá los coches de la autopista de Calvià y se conectará mediante el tranvía y los carriles bici del Marítimo--.

Por otro lado, Calvo abogó por la creación de ejes cívicos o red de calles donde el peatón "sea el protagonista", con la reurbanización de estas zonas para ampliar las aceras e incorporar carriles bici. Estos ejes cívicos afectarán, entre otros lugares, a General Ricardo Ortega-Caracas, Nuredduna-Indalecio Prieto, Arxiduc Lluís Salvador-Son Hugo, Blanquerna-Cotlliure, Francesc Martí Mora-Son Moix, y Anníbal-Son Espanyolet.

En cuanto a los carriles bici, Calvo señaló que, en caso de gobernar la ciudad, establecerá una red de bicicletas "clara y con continuidad" para evitar, dijo, "lo que sucede ahora, que los carriles aparecen y desaparecen sin saber hacia dónde van". En concreto, propuso que esta red no pase por las principales vías de circulación y manifestó que la pretensión es que muchos de los desplazamientos cortos que en la actualidad se hacen en coche "se realicen de forma segura con este tipo de transporte".

"Lo que queremos es establecer una clara jerarquía en el uso del espacio público, pensando, por orden, en las necesidades de los peatones, los ciclistas, el transporte público y los taxis, la distribución de mercaderías y finalmente las motos y los coches privados", enfatizó Calvo, quien subrayó que "no puede hablarse de ciudad sostenible ni de calidad de vida sin resolver los problemas de accesibilidad y movilidad de los ciudadanos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies