Alcaldes metropolitanos respaldan sin fisuras a la dirección del PSC y rechazan el grupo propio

 

Alcaldes metropolitanos respaldan sin fisuras a la dirección del PSC y rechazan el grupo propio

Zapatero y Montilla en el cierre de campaña
REUTERS/ALBERT GEA
Actualizado 10/12/2010 18:19:37 CET

BARCELONA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los alcaldes socialistas de la conurbación de Barcelona respaldan sin fisuras a la dirección del partido y descartan debatir ahora sobre el grupo propio en las Cortes, reivindicación histórica de una pequeña parte del partido y que estos días han vuelto a poner sobre la mesa consellers en funciones como Ernest Maragall (Educación) y Antoni Castells (Economía).

En declaraciones a Europa Press, los alcaldes Pere Navarro (Terrassa), Jordi Serra (Badalona), Núria Marín (L'Hospitalet de Llobregat) y Manuel Bustos (Sabadell) también han coincidido en descartar que la derrota en las autonómicas implique también un mal resultado en las municipales, expresando su convencimiento de que el PSC logrará preservar su poder municipal.

Serra ha defendido un PSC "autónomo pero solidario y con un proyecto común con el PSOE", y Marín cree que el partido debe dedicar sus energías a resolver los problemas de la ciudadanía y debe aparcar temas internos como el grupo propio, un debate que es "más mediático que real".

Navarro, que forma parte de la ejecutiva del PSC, tambíen descarta un grupo propio, aunque ha apostado por incrementar la capacidad de influencia sobre el PSOE y "un peso que no siempre ha tenido".

El alcalde de Terrassa ha defendido la "unidad" de las diferentes sensibilidades del partido, un aspecto que requiere de un primer secretario o secretaria surgido del consenso y del debate y de un "colectivo de gente que tire adelante el proyecto", del cual el alcalde de Terrassa espera formar parte.

Tanto Navarro como el alcalde de Sabadell y presidente de la Federació Catalana de Municipis (FMC), Manuel Bustos, han dejado en manos del congreso que los socialistas catalanes celebrarán tras las elecciones municipales el futuro del partido y han declinado posicionarse sobre quién debe liderar la formación, aunque apuestan por mantener la amplia presencia local que caracteriza al PSC.

"El municipalismo es el ADN y la fortaleza del PSC", ha dicho Bustos, quien ha asegurado respetar aunque no compartir la "obsesión" de algunos de sus compañeros por ver en la creación de un grupo propio del PSC en el Congreso la solución a los problemas del partido.

Por su parte, Serra ha considerado que el PSC no debe "entrar en competencia con CiU por ser más catalanista". Al preguntársele por quién debe ser el sucesor de Montilla al frente del PSC, ha reiterado que "no es el momento de hacer cábalas" y que ello debe hacerse tras las elecciones municipales.

Respecto a la posibilidad de que la debacle socialista en las elecciones autonómicas pueda dejarse notar en las municipales, Serra ha reconocido que, aunque ambas citas son muy diferentes, "siempre hay mar de fondo".

DESDE EL TERRITORIO

El diagnóstico que se hace desde comarcas es similar aunque con algún matiz, como prueban las tesis del alcalde de Reus (Tarragona), Lluís Miquel Pérez.

En declaraciones a Europa Press, Pérez opina que el debate sobre el grupo propio "existe, y es un tema recurrente", pero habrá que plantearlo "en el momento oportuno, dentro de año y medio, cuando se constituyan las Cortes".

"El PSC ya es autónomo --del PSOE--, por ejemplo en la distribución de recursos económicos, pero lo cierto es que nuestra posición con respecto al Estatut no se ha transmitido nítidamente", ha añadido.

Pérez ha reconocido que en las próximas elecciones municipales "hay miedos que no existían hace cuatro años. Hay una horquilla de voto más abierta y debemos trabajar más, ante la previsible problemática para formar mayorías de gobierno", ha recalcado.

"No, pero sí; conformarse sería de tontos", ha contestado a la pregunta de si es extrapolable el descalabro de las autonómicas a unos comicios municipales.

Pérez considera que hablar de nombres ahora para suceder a Montilla en el liderazgo del PSC "es un ejercicio para quemar nombres, y no toca, por agenda, hasta el congreso del próximo otoño".

En cualquier caso, espera que el PSC tenga capacidad de síntesis, pues "los extremos acaban perjudicando", con el fin de "dar cabida a todos los actores de un partido complejo, con muchas sensibilidades".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies