28-N.- Diputado de ERC asume la "bofetada", admite el "merito" de Laporta y pide diálogo entre independentistas

Pleno del Parlament de Catalunya
ERC
Actualizado 29/11/2010 18:40:49 CET

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

El diputado de ERC en el Congreso Francesc Canet asume sin tapujos que los electores han dado una "bofetada sin paliativos" a su formación en las elecciones catalanas, pero considera que el resultado de los comicios no permite deducir que haya habido un descenso del independentismo, sino más bien al contrario. Por eso llama a hacer una reflexión sobre las cifras que han arrojado las urnas, pero también a fomentar un "diálogo fluido" entre las fuerzas independentistas.

En un artículo publicado en su página personal de Internet, recogido por Europa Press, Canet proclama que el "espíritu del 10 de julio" --día en que Barcelona acogió una gran manifestación contra la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut-- "no ha muerto".

Para Canet, lo más destacable de los resultados es "el extraordinario alcance de la victoria de CiU", la "bofetada sin paliativos" a ERC y el PSC, y el "ascenso espectacular" del PP. "El mérito de la candidatura de Solidaridad Catalana por la Independencia de Joan Laporta, con 4 diputados, se debe resaltar sin tapujos, si bien el mensaje de la proclamación inmediata de la independencia se ha revelado, lógicamente, como utópico", agrega.

El republicano resalta que si se suman los votos de las tres formaciones que llevan explícitamente en su programa el objetivo de la independencia (ERC, Solidaridad Catalana por la Independencia y Reagrupament), aunque esta última no haya obtenido representación se alcanzan 400.087 votos.

Canet dice que aunque en la anterior legislatura en el Parlament había 416.355 votos independentistas, los que dieron sus 21 escaños a ERC, no se puede asegurar que haya habido un descenso del independentismo en cifras absolutas a juzgar por los comicios del domingo.

LUCHA DE LOS SOBERANISTAS DE CiU

"Tras la manifestación masiva del 10 de julio no me creo que los partidarios de un estado propio hayan disminuido, sino que muchos han votado CiU", apunta. Canet pronostica que "probablemente el efecto de la gran victoria esconda una temporada esta dualidad" pero dice estar convencido de que "los soberanistas de CiU intentarán que el partido se mueva en dirección a la plena soberanía".

Respecto a su formación, recomienda tener "la cabeza fría y pensar que el partido de Macià y Companys ha sufrido golpes importantes a lo largo de sus 80 años de historia sin que hayan tambaleado los cimientos". "Ahora mismo, toca serenidad pero reflexión, y rehuir la tentación de centrifugar la responsabilidad, atribuyendo los resultados 'sólo' a causas externas", avisa.

Así, plantea que después de "los efectos anímicos demoledores de los primeros días" habrá que plantear la estrategia más conveniente en el nuevo escenario en la que, desde su punto de vista, habrá que apostar por abrir cuanto antes un "diálogo fluido entre fuerzas declaradamente independentistas" tengan o no representación parlamentaria.

"El batacazo de ERC no nos puede llevar a pensar que el espíritu del 10 de julio se ha desvanecido. Simplemente, se ha expresado de una determinada manera. Las esperanzas y posibilidades de ejercer el derecho a decidir no tienen por qué haber perdido fuelle, al menos en teoría", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies