En Lleida, CIU sube dos diputados, ERC retrocede dos y el PSC mantiene los tres

 

En Lleida, CIU sube dos diputados, ERC retrocede dos y el PSC mantiene los tres

Actualizado 29/11/2010 1:01:36 CET

LLEIDA, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

ERC e ICV han sido los grandes perdedores de la cita electoral de este domingo en la demarcación de Lleida, en la que el PSC ha cumplido las previsiones y ha mantenido sus tres diputados. El PP, con dos, y CiU con 9, han sido los claros vencedores.

Los populares ganan un escaño y suman dos, igualando sus mejores resultados, los de 1995, y CiU, con dos diputados más, vuelve a las cifras de primeros de los noventa. El mejor resultado se registró en 1984, cuando logró diez.

ERC ha pasado de tres a un diputado, que será para Carmel Mòdol. "Ha sido una noche mala, hemos sufrido el efecto de la escisión, uno de cada tres votos de ERC han ido a Reagrupament y a Solidaritat, que no les ha servido para tener diputado y sí para causar esta bajada estrepitosa de ERC", ha lamentado.

El hasta ahora conseller Joaquim Llena, que ha encabezado la lista socialista y ha mantenido los tres diputados no ha querido valorar los resultados de la circunscripción, argumentando que hay que hacer "una valoración global".

"En el caso de Lleida estamos donde estábamos, pero somos una parte del todo y ha pasado lo que ha pasado", ha dicho Llena.

La victoria socialista en las comarcas leridanas tiene algunas alarmas. En la ciudad de Lleida, caracterizada por un votante socialista en las municipales y convergente en las autonómicas, el porcentaje de votos a CiU se ha disparado, pasando del 33% al 40%. Los socialistas han pasado del 22 al 14 escaños tras estas elecciones.

El gran perdedor de la noche ha sido Francesc Pané, de ICV, para quien su grupo no ha conseguido representación en Lleida por "el avance de la derecha". Pané ha recordado que ICV logró el diputado leridano cuando lo perdió el PP.

La otra cara de la moneda se ha vivido en los populares. Su número uno, Dolors López, ha asegurado que el cambio en España empieza en Cataluña donde su partido ha doblado la representación, con dos diputadas.

CiU se ha impuesto en Guissona, la población del interior de Catalunya en la que más de la mitad de sus habitantes son inmigrantes, muchos del Este y trabajadores de la Corporación Alimentaria Guissona. La formación nacionalista ha pasado del 36% de los votos al 44%.

En Mollerussa, con la alcaldía socialista de Teresa Ginestà, que gobernó un tiempo con ERC, CiU también ha superado su porcentaje de votos, al pasar del 44 al 50% con un gran descalabro socialista y hundimiento de ERC, que ha pasado del 18 al 7%.

Balaguer, con alcalde socialista y también votante de CiU en las municipales, ha tenido el mismo comportamiento que Lleida con un importante incremento en porcentaje de votos para los convergentes, y la Seu d'Urgell, de la que es alcalde el cabeza de lista convergente, Albert Batalla, también votó mayoritariamente a CiU.

Batalla, que ha sido el último en hablar para no adelantarse a Artur Mas, ha reconocido que se ha emocionado por unos resultados que en algunas ciudades, como en la suya, han triplicado los de el PSC.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies