Unos 40 activistas de Rompamos el Silencio marchan en una procesión feminista hacia la Almudena

Actualizado 03/07/2009 16:30:34 CET

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

Unos 40 activistas de la plataforma 'Rompamos el Silencio' han emprendido una sarcástica procesión feminista por la calle Arenal de Madrid, en dirección a la catedral de la Almudena, para criticar la posición de la Iglesia respecto al aborto y oponerse a las limitaciones que, en su opinión, todavía contiene el proyecto de reforma de la ley del aborto del Gobierno central, especialmente la referente a los tres días de reflexión.

La portavoz del colectivo, Ángela García, denunció la actuación errónea que, desde su perspectiva, está mostrando el Gobierno central. "Venimos a visibilizar el aborto como un derecho, dado que la nueva ley que está realizando el Gobierno sigue incluyéndolo dentro del Código Penal", argumentó.

Además, este colectivo considera "injustos y discriminatorios" algunos de los aspectos del proyecto de reforma de ley. "No nos convencen los tres días de reflexión a los que nos somete la ley. No entendemos a santo de qué viene que una vez que hayamos decidido abortar tengamos que reflexionar tres días. No entendemos por qué las niñas menores de 16 años necesitan el permiso de los padres", afirmaron al comenzar la marcha.

La manifestación partió desde el número 22 de la calle Arenal. Los participantes llegaron enlutados y llevando a hombros a un maniquí cubierto de una mantilla, con pancartas a favor del aborto. Así pertrechados avanzaron minutos antes del mediodía por la céntrica vía madrileña en dirección a la plaza de Oriente.

A la altura del número 28 de la calle Arenal la marcha quedó interrumpida por un cordón de la Policía Nacional, cuyos agentes han identificado a los activistas, responsables de otras acciones como la 'okupación' del Casino de Madrid y de los antiguos cines Luna, y a los periodistas que les acompañaban. La 'procesión' se vio obligada a detenerse durante media hora, lo que permitió que se dieran cita un elevado número de curiosos y turistas. La reacción de los viandantes, aunque dominada por la curiosidad, también implicó manifestaciones de rechazo por parte de algunos de los vecinos y comerciantes de la zona.

Transcurrido ese tiempo, la 'procesión' retomó su curso, escoltada por efectivos de la Policía Nacional. Aunque la intención de los manifestantes era llegar a la plaza de la Catedral, el cordón policial se lo impidió, dirigiéndoles hacia la entrada posterior del templo. Allí, los manifestantes desplegaron una pancarta con el lema 'Sacad vuestros rosarios de nuestros ovarios' y procedieron a la lectura de un manifiesto.

"Reflexionaremos con qué quiere obligarnos este Gobierno que, pese a ser laico, coincide con la Iglesia en su concepción de las mujeres como seres incapaces de tomar sus decisiones sin asesoramiento, como si su voluntad necesitara de la revisión del padre, del marido o de una institución protectora", criticaron.