Un 54% de las 3.600 personas atendidas por tabaquismo en la Comunidad de Madrid en 2007 han dejado de fumar

EP
Actualizado 02/01/2008 18:03:56 CET

MADRID, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un 54 por ciento de las 3.600 personas que fueron atendidas en 2007 en las 39 unidades especializadas de tabaquismo (UET) de la Comunidad de Madrid ha dejado de fumar, según datos facilitados hoy por el director general de Salud Pública y Alimentación, Agustín Rivero.

Durante una visita a la Unidad Especializada de Tabaquismo de la región, Rivero explicó que la prevalencia de fumadores habituales entre 18 y 64 años descendió en cuatro puntos entre 2004 y 2006, pasando de un 36,3 a un 32,6 por ciento.

Asimismo, Rivero señaló que en el caso de la población entre 15 y 16 años, el consumo se redujo en 7 puntos en el mismo periodo (de un 21 por ciento a un 14 por ciento), hecho que atribuyó a la labor preventiva realizada en los institutos y a la información general difundida en relación al tabaquismo.

La Unidad recibió el año pasado 956 fumadores de los que dejaron de fumar un 55 por ciento; mientras que el porcentaje de fumadores suele estar alrededor del 30 por ciento, lo que hace un total de 467 personas que consiguieron dejar de fumar gracias a la labor de este centro.

El director general destacó labor del centro en relación a la prevención, deshabituación y formación en materia de tabaco y añadió que el objetivo del Plan Regional de Tabaquismo 2005-2007, que fue reducir en al menos cuatro puntos la población mayor de 18 años que dejara el tabaco entre 2005 hasta 2007, "se ha conseguido" y que la unidad cuenta con personal que lleva trabajando mucho tiempo en este tema y que colabora con unidades como una de Suecia o la Clínica Mayo.

Rivero también apuntó que la Comunidad de Madrid invirtió 2,8 millones de euros en actuaciones contra el tabaco en 2007 y que el Plan Regional de Prevención y Control del Tabaquismo (2005-2997) contó con una financiación de alrededor de 6,6 millones de euros para desarrollar programas de prevención, de ayuda al fumador y de protección de la salud de la población y que financia también ayudas para la deshabituación de pacientes crónicos a los que el tabaco pudiera empeorar su situación y a los profesionales sanitarios, educadores y funcionarios que tienen contacto con la población.

Asimismo, el director indicó que la Comunidad cuenta con 39 unidades de estas características coroordinadas por la central, unidades en todos los hospitales, en 14 centros del Ayuntamiento, en la Universidad Complutense y el CEU y avanzó que el próximo estará en la Universidad Rey Juan Carlos.

TERAPIA

Por su parte, el jefe de la Unidad central, Carlos Jiménez, explicó que a un fumador que llega al centro por primera vez se le hace una historia clínica en la que se analiza el grado de dependencia física, psíquica y cualquier otro tipo de dependencia en relación con este hábito; que después se le pone tratamiento farmacológico y psicológico durante tres meses y que posteriormente se llega a un seguimiento de seis meses y de un año. "La dependencia física es mucho más potente que la psíquica por el cigarro", señaló Jiménez, que añadió que el tratamiento farmacológico es "muy importante".

Jiménez también destacó que los factores que hacen que un joven se introduzca en el mundo del tabaco son sobre todo "tener amigos que fumen y que sean jóvenes con problemas en la autoestima".

Por último, señaló que un estudio de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía torácica revela que el número de fumadores ha bajado, pero que "no ha sido mucho más intenso de lo que se preveía" con la llegada de la Ley Antitabaco.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies