El abogado de los detenidos junto al párroco de Borja ve "grotesca" la declaración de un testigo protegido

Publicado 13/12/2013 19:21:52CET

TARAZONA (ZARAGOZA), 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El abogado Sergio Pérez, que representa a las cinco personas detenidas por la Guardia Civil en la 'Operación Espino' junto al párroco de Borja, Florencio Garcés, ha calificado de "grotesca" e "inverosímil" la declaración este viernes del testigo protegido en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Tarazona.

En declaraciones a Europa Press, Pérez ha comentado en tono irónico que la declaración "ha ido bien para la defensa", ya que el testimonio de esta persona ha sido "inconsistente, falto de verosimilitud y con contradicciones".

Según ha relatado, el testigo ha dicho conocer la existencia de una imagen del párroco con una mujer desnuda pero ha afirmado "que no la ha visto ni sabe dónde está, pero que le han contado que existe", como ya aseguró en su declaración ante la Benemérita.

Ante las preguntas de los abogados, "ha contestado que no sabe" dónde está o que "no se acuerda, no ha querido contestar" las preguntas sobre esta imagen "que nunca existió y nadie ha visto", ha observado Pérez.

Por ello, ha estimado que la declaración del testigo protegido ha sido "absolutamente inverosímil, a ratos grotesca", dado que esta persona ha alegado que sus cinco representados "viven bien porque llevan buena ropa y tabaco. Es demencial que se haya hecho caso" a este testimonio, ha aseverado el abogado, para insistir en que este caso se basa "en un testigo protegido que dice barbaridades, vaguedades y contradicciones".

APROPIACIÓN INDEBIDA

Florencio Garcés, de 70 años y párroco de Borja, fue detenido el viernes 29 de noviembre por la Guardia Civil en la denominada 'Operación Espino' por su posible implicación en varios delitos, entre ellos, apropiación indebida de dinero de la parroquia.

El domingo 1 de diciembre se procedió a la detención de otras cinco personas --que defiende el letrado Sergio Pérez--, en el marco de la misma operación, por los presuntos delitos de extorsión, blanqueo de capitales y pertenencia a grupo criminal. Estas cinco personas quedaron en libertad con cargos tras mantener un careo con el párroco.

Tras prestar declaración ese mismo día ante la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Tarazona, Nieves Pérez, el párroco fue puesto en libertad provisional sin fianza, con la obligación de presentarse en el Juzgado semanalmente y cuantas veces sea llamado. Además se le retiró el pasaporte.

No obstante, el día 5 el sacerdote ingresó en el centro penitenciario de Zuera (Zaragoza), tras decretar la juez prisión provisional sin fianza después de escuchar la declaración de los otros cinco arrestados y tras un careo entre ellos y Garcés.

Este miércoles, día 11, la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Tarazona decretó la libertad provisional y sin fianza para el párroco, ante la petición realizada por el Ministerio Fiscal, hasta el momento la única parte acusadora, a raíz de las declaraciones de cinco testigos (el obispo de Tarazona, Eusebio Hernández, el párroco de Ainzón, el ecónomo del Obispado, el gestor de las cuentas de la parroquia y el vicario de Borja).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies