Abogado de Jové protestó por declarar en sábado y el juez respondió: "También me gusta descansar, como a todo el mundo"

Publicado 06/02/2018 13:39:47CET

MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, Juan Antonio Ramírez Sunyer, contestó el pasado sábado con un "también me gusta descansar, como a todo el mundo", a las protestas proferidas por el abogado de Josep María Jové, imputado en la causa en la que se investiga la preparación y celebración del referéndum ilegal del 1-O y número dos del exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña Oriol Junqueras en la Consejería de Economía y Hacienda. El letrado trató de anular, sin éxito, los interrogatorios a testigos celebrados en la tarde del pasado día 3, a cuyo contenido ha tenido acceso Europa Press.

El abogado de Jové había solicitado la suspensión de las declaraciones aduciendo que el sábado es un día no hábil para la práctica de estas diligencia y por afectar éstas a la conciliación de la vida familiar y personal de las defensas en la causa. El magistrado se opuso a esta suspensión y contó para ello con el apoyo de la Fiscalía, la Abogacía del Estado y las acusaciones populares ejercidas por Vox y Durán&Durán Abogados, con el fin de no dilatar el procedimento.

"Yo tampoco estoy especialmente satisfecho de tener declaraciones sábado y domingo y no tengo niño pequeño -una de las razones alegadas por los letrados de las defensas para solicitar el aplazamiento -pero también me gusta descansar, como a todo el mundo", señaló el juez Serrano Sunyer antes de advertir que, de hacer caso a las defensas, estas testificales se verían retrasadas a los meses de verano, e incluso al próximo septiembre.

Los representantes del Ministerio Público, la Abogacía del Estado y las acusaciones populares manifestaron que se oponían a la suspensión porque la ley permite la habilitación de "todos los días y horas" -en palabras de la representante de los Servicios Jurídicos del Estado- para actuar en la instrucción de una causa penal. Las defensas, por su parte, coincidieron en alegar que dicha previsión legal es para "situaciones muy excepcionales" que no se dan en este caso y adujeron necesidad de descansar y conciliar su vida familiar, en especial aquellos con niños pequeños y un abogado con un niño enfermo.

El juez cerró la discusión señalando que en esta causa están personadas 18 defensas más las acusaciones y es "dificilísimo" compaginar las agendas de todo el mundo. "Sólo hay dos soluciones, o empezar a hacer señalamientos para el mes de julio o agosto, o septiembre o empezar a hacerlo para los días normales por la tarde, y esto es lo que se va a hacer, para obviar los problemas que se les presentan a ustedes y en defensa de los intereses de sus clientes", concluyó, dando paso a los interrogatorios previstos.