Absuelto por falta de pruebas a un etarra acusado de incendiar una sede del PSOE y dos cajeros en San Sebastián en 1998

 

Absuelto por falta de pruebas a un etarra acusado de incendiar una sede del PSOE y dos cajeros en San Sebastián en 1998

Actualizado 20/07/2009 19:18:38 CET

MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Nacional ha absuelto al etarra Aitor García Justo, para el que el fiscal Juan Moral solicitaba una pena de diez años de cárcel, al no hallar pruebas de que participara junto a otros tres jóvenes en el incendio, el 26 de septiembre de 1998, de la sede del PSOE del barrio de Altza, en San Sebastián, y de dos cajeros automáticos de la capital donostiarra.

La sentencia, de la que ha sido ponente la magistrada de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal María Ángeles Barreiro, entiende que no existen pruebas que acrediten que García Justo participó en los ataques ni que un ciclomotor de su propiedad fue utilizado por los autores, a pesar de que un testigo que se encontraba en la Casa del Pueblo facilitó su número de matrícula y de que en la casa del acusado se encontró un sillín quemado.

Según el tribunal, este hallazgo "no se puede relacionar con el hecho" porque el acusado compartía vivienda con otras dos personas. "Sólo con esa prueba directa de un hecho indubitado --la aparición del ciclomotor-- resulta inviable deducir la presencia física del acusado y su aportación personal en la acción de rociar con gasolina y actos coetáneos de aseguramiento", señala la sentencia.

Además, los magistrados consideran "plausible" la versión de García Justo de que prestó su motocicleta a un amigo en el momento en que se produjeron los hechos, al tiempo que da crédito al testimonio del propietario del bar en el que trabajaba, que aseguró que estuvo "a su lado" durante toda la noche.

DAÑOS MATERIALES Y UN HERIDO

Durante el juicio, que se celebró el pasado día 6, la Fiscalía acusó a García Justo de la comisión de un delito de terrorismo continuado y otro de incendio. El acusado sólo contestó a las preguntas formuladas por su defensa y negó durante la vista oral su participación en los hechos.

A pesar de no lograr identificar a los autores, la sentencia considera probados los ataques, que se produjeron a las 00.10 horas del 26 de septiembre de 1998. En concreto, resultaron afectados los cajeros automáticos del Banco Popular y Argentaria situados, respectivamente, en el número 1 de la plaza Biteri y el 24 del paseo de Colón, así como la Casa del Pueblo del PSOE, ubicada en la calle de Santa Bárbara.

Estos tres ataques provocaron heridas a una persona que se encontraba en la sede socialista, que tendrá la condición de testigo protegido en el juicio, y causaron daños superiores a los 13 millones de pesetas (78.131 euros).

García Justo fue entregado por Francia en junio pasado después de haber sido condenado a 12 años de prisión por los delitos de robo de vehículos, receptación de robo, falsificación, vulneración de la legislación de armas, posesión de falsas placas de matriculación, posesión ilegal de armas y municiones y de documentación falsa, todo ello en banda organizada con fines terroristas, entre otros cargos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies