Absueltos los cuatro policías de Tarrasa (Barcelona) acusados de la muerte de un joven en 2009

Actualizado 28/01/2015 14:15:41 CET

BARCELONA, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los cuatro policías locales de Tarrasa (Barcelona) acusados de la muerte de un joven el 16 de septiembre de 2009 han sido absueltos de los cargos por considerar que no hay pruebas de que el principal acusado le diese una fuerte bofetada que lo dejó semiinconsciente.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, señala que los testigos de los hechos estaban demasiado lejos para apreciar el presunto golpe y subraya que la víctima estaba bajo los efectos del alcohol.

Los acusados habían manifestado que el joven perdió el equilibrio y cayó al suelo, aunque el fiscal y la acusación particular habían apuntado a que uno de los policías le propinó una bofetada que hizo caer de espalda a la víctima.

Además, han quedado absueltos de un delito de encubrimiento, del que el fiscal y la acusación particular les acusaron por supuestamente no haber informado a los sanitarios de la ambulancia del golpe en la cabeza, y también se ha absuelto a los sanitarios.

ABSUELTOS LOS SANITARIOS

El fiscal acusó por presunto homicidio imprudente a tres sanitarios que lo atendieron en el servicio de urgencias del Hospital Mútua de Tarrasa, adonde la víctima fue trasladada y murió horas después, porque, según su versión, no le hicieron las pruebas adecuadas a las lesiones que presentaba; en cambio, el abogado de la familia exculpó a los facultativos.

La sentencia señala que los sanitarios no actuaron negligentemente ya que no podían prever las graves consecuencias del golpe, y dieron más importancia al estado etílico del joven que al golpe.

Respecto a los policías, el juez considera que no alertaron a los sanitarios de la gravedad del golpe porque ellos mismos no lo consideraron tan importante, "con independencia del motivo de la caída".

El fiscal pedía para el agente que supuestamente le abofeteó cuatro años de cárcel, y dos años y medio para los otros tres por el presunto delito de omisión de perseguir determinados delitos.