Absuelven por falta de pruebas a un joven acusado de clavar una navaja a otro en Pasaia (Guipúzcoa)

Actualizado 24/11/2011 18:59:59 CET

SAN SEBASTIÁN, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La sala primera de la Audiencia de Guipúzcoa ha absuelto, por falta de pruebas, a un joven de 26 años de nacionalidad magrebí, acusado de un delito de lesiones por presuntamente haber clavado una navaja a otro hombre en la localidad guipuzcoana de Pasaia.

En sentencia fechada el pasado 28 de octubre contra la que cabe interponer recurso, la Audiencia Provincial considera que sobre las 05.30 horas del 9 de julio de 2006, un joven se encontraba en la localidad de Pasaia y se dirigía en compañía de su novia y de una amiga a la parada de taxis, momento en el que se encontraron con dos varones de raza árabe, a quienes les preguntaron si iban bien encaminados.

Los dos varones comenzaron a reírse, abalanzándose uno de ellos sobre la víctima, propinándole un empujón, ante lo que éste se defendió. En ese momento, tras varios empujones, los dos varones de raza árabe se fueron corriendo, quedando la víctima en el suelo con un corte en la cara lateral y anterior izquierda del cuello, del que le ha quedado una cicatriz de 14 centímetros.

El Ministerio fiscal planteó como cuestión previa la suspensión del juicio, puesto que consideraba fundamental la declaración de la víctima, y ésta no compareció el día de la vista, habiendo sido la prueba propuesta y admitida.

El Tribunal no accedió a la petición de suspensión formulada por el Ministerio fiscal. Para una adecuada valoración del conflicto entre el derecho al proceso, el derecho a la prueba, la tutela judicial y el derecho a la libertad, la jurisprudencia ha proporcionado criterios como el de la posibilidad, la pertinencia, el de la relevancia y el de la necesidad.

Con fecha 29 de julio de 2009 se hizo entrega a la víctima de la citación para el juicio de fecha 25 de enero de 2010, cuando se celebró el juicio, en el que no compareció el acusado, por lo que se procedió a decretar su detención. Tras la misma se realizó un nuevo señalamiento, con fecha 18 de enero de 2011.

El 8 de octubre de 2010 se entregó la citación para el juicio de fecha 18 de enero de 2011 a la víctima, celebrándose el juicio y no compareciendo el acusado. Decretada su detención y habiéndose producida ésta, el 9 de agosto de 2011 se decretó la prisión provisional comunicada y sin fianza del acusado, con la finalidad de asegurar la presencia del inculpado en la vista oral, procediéndose a realizar un nuevo señalamiento para la celebración del juicio oral el 27 de Septiembre de 2011.

El Tribunal realizó con fecha 22 de agosto de 2011 una averiguación de domicilio y citación para la víctima, con resultado negativo. Se celebró el juicio oral en este tercer señalamiento, sin presencia de la víctima.

Habiendo agotado todas las vías de localización que el Tribunal ostenta, valora la relevancia de su testimonio y su necesidad, y para ello tiene en cuenta que sobre los hechos declaran dos testigos, la que era novia de la víctima cuando se produjo la agresión y su amiga, ambas presentes en el momento de los hechos juzgados.

En este contexto, en el cual la fuente de prueba no estaba disponible, al haber comunicado las fuerzas policiales que se desconocía su paradero, el acusado estaba privado de libertad de forma cautelar, y era el tercer señalamiento del juicio, permite concluir que la suspensión del juicio no era necesaria.

Atendiendo a la presunción de inocencia, al darse "un déficit de calidad cognitiva en la prueba de cargo" y al no identificar los testigos al acusado, se absuelve al joven de un delito de lesiones, declarando de oficio las costas causadas.