Acebes asegura que Zapatero es el "responsable" de la dimisión "forzada y humillante" de Fungairiño

Actualizado 02/02/2006 15:49:24 CET

SEVILLA/MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PP, Angel Acebes, aseguró hoy que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, es el "responsable directo" de la dimisión "forzada y humillante" del fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, mientras consideró este hecho como un "episodio lamentable" del Ejecutivo socialista en la lucha contra el terrorismo.

Durante su intervención en la clausura de unas jornadas de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) organizada en Sevilla sobre nuevas perspectivas financieras de la Unión Europea, el dirigente popular aprovechó para elogiar a Eduardo Fungairiño, al resaltar que ha sido "pieza clave del Estado de Derecho en la lucha contra el terrorismo y en la lucha contra ETA". "Un hombre que ha dedicado toda su vida y, muy especialmente los últimos 25 años, a la defensa de la libertad y de la nación, como nación digna que lucha contra la mayor de sus lacras, el terrorismo de ETA", según dijo.

En este sentido, señaló que con Fungairiño se ha cometido una "injusticia, sobre todo, un daño difícilmente reparable en la lucha contra el terrorismo y contra ETA".

Anunció que el PP va a registrar inmediatamente la petición de comparecencia en el Parlamento del fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, mientras que el próximo miércoles interrogará en comisión parlamentaria sobre este asunto al Gobierno.

Acebes se preguntó si el incumplimiento de órdenes con el que justifica el fiscal general del Estado el cese de Fungairiño tiene que ver con el hecho de que se está celebrando en la Audiencia Nacional unos de los juicios más importantes contra todo el entramado de ETA; con que "no son compatibles las posiciones de Fungairiño con legalizar al Partido Comunista de las Tierras Vacas e impedir que los jueces entrasen a conocer para que no estuviese en el Parlamento; con "posiciones incompatibles respecto a los derechos de los proetarras que después de haber sido ilegalizados puedan reunirse en un congreso en el País Vasco, o con el "desestimiento en la lucha contra el terrorismo".

Apuntó si también tiene que ver con el hecho de que Fungairiño y su "magnífico equipo de profesionales en la Audiencia Nacional pidieron recientemente prisión incondicional para (Arnaldo) Otegui", y éste preguntó si esto lo sabía el fiscal general del Estado.

En opinión de Acebes, no merece el Estado de Derecho entregar la "cabeza de un servidor del Estado y de la libertad en bandeja de plata a Zapatero para sus maniobras", mientras indicó que el fiscal general del Estado se ha convertido en la "correa de transmisión" del presidente del Gobierno, que es el "responsable director" del cese de Fungairiño, algo "indigno y profundamente injusto".

Para Angel Acebes, "lo que está en juego es la propia libertad y decencia de nuestra democracia en la lucha contra el terrorismo y la justicia con un hombre de bien".

"NO AFECTARÁ A LA LUCHA ANTITERRORISTA"

El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, por su parte, declaró hoy que el relevo de Eduardo Fungairiño debe entenderse como algo "natural" en una institución jerarquizada como es la Fiscalía, donde "no caben discrepancias con el fiscal general", y aseguró que no afectará a la firmeza y determinación del Gobierno en la lucha contra el terrorismo, que continuará "hasta que ETA desaparezca definitivamente de nuestras vidas". Por ello, pidió que no se hagan "interpretaciones políticas torcidas" de una decisión que tiene que considerarse "normal" ya que los puestos no son vitalicios.

En declaraciones a los periodistas, tras asistir a los Desayunos Informativos de Europa Press, López Aguilar expresó el respeto y reconocimiento del Gobierno a la trayectoria de casi 30 años de Fungairiño en la Audiencia Nacional. "Tiene categoría de fiscal del Tribunal Supremo --añadió el ministro--, por lo que su continuidad profesional está perfectamente salvaguardada con todo lo que ello comporta, y sólo cabe acoger el relevo que promueve el fiscal general como un acontecimiento perfectamente normal en una institución que está regida por los principios de unidad de acción y dependencia jerárquica del fiscal general del Estado".

Indicó que la unidad de actuación de la Fiscalía supone seguridad jurídica, y es garantizada por el fiscal general "a través de la dependencia jerárquica. El es la cúspide de una organización piramidal, y por tanto, tal y como el propio Eduardo Fungairiño ha puesto de manifiesto, con el fiscal general del Estado no caben discrepancias, precisamente porque es la garantía de la dependencia jerárquica de una organización que está regida por ese principio".

RESPUESTA A ACEBES

Preguntado por las manifestaciones del dirigente del PP Angel Acebes, que relacionó el relevo de Fungairiño con su posición en la lucha contra ETA, López Aguilar contestó que "el terrorismo lleva siendo el principal problema político criminal de la democracia española durante más de 30 años, por lo que es un hilo conductor de la política criminal de todos los gobiernos de la democracia, con la determinación más absoluta en la lucha contra el terrorismo en todos los frentes".

Agregó que el Gobierno "tiene un balance de realizaciones absolutamente intachable" en este terreno, y "continúa actuando contra el terrorismo en todos los frentes, y así seguirá siendo. Así lo ha sido durante el tiempo en que Fungairiño ha ostentado la jefatura de la Fiscalía en la Audiencia Nacional, y así va a seguir con su sucesor con toda seguridad. Lo importante es que la ciudadanía sepa que el Estado de Derecho actúa contra el terrorismo a través de las Fuerzas de Seguridad del Estado, la Fiscalía, el Poder Judicial, y la cooperación internacional, en especial con Francia en el marco de la UE".

"Eso va a continuar siendo así y nada ni nadie va a cuestionar ese hilo conductor y su continuidad hasta que no nos deshagamos por completo de la amenaza, hasta que ETA no desaparezca definitivamente de nuestras vidas", remarcó el ministro.

Insistió en que debe asumirse como un hecho "absolutamente normal" el relevo, "en el que no cabe ninguna interpretación política torcida", máxime cuando el fiscal general del Estado ha explicado públicamente y "a cámara abierta" su decisión. "Se pone de manifiesto que los puestos en una institución no son vitalicios, no duran siempre, y con toda naturalidad cabe entender un relevo", señaló.

López Aguilar subrayó que el relevo no afectará "la confianza que los ciudadanos tienen derecho a tener con respecto de la continuidad de las líneas generales de política criminal del Gobierno, y entre ellas la firmeza y la determinación en todos los planos de la política terrorista".