El acusado de acuchillar mortalmente a su ex novia en Sallent (Barcelona) reconoce los hechos

Actualizado 19/05/2008 18:18:06 CET

BARCELONA, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El hombre acusado de acuchillar mortalmente a su ex compañera sentimental en marzo de 2006 en Sallent reconoció ante el tribunal popular que lo juzga desde hoy en la Audiencia de Barcelona, haber matado, supuestamente sin querer, a su ex novia tras pedirle que no se separaran.

A preguntas de la fiscal, Antonio R.M., conocido como 'Antoñaco', dijo que él y la víctima, Carmen G.A., de 37 años, mantuvieron una relación sentimental de más de un año de duración y llegó a instalarse en el domicilio de ésta con los dos hijos de la fallecida. Nunca fue agresivo con ella y jamás la agredió o la amenazó, agregó.

Pese a la buena relación que mantenían, en diciembre de 2005 la mujer la dio por terminada y él se sintió "menospreciado y utilizado", aunque le pidió una nueva oportunidad. Para ello, el acusado la llamó insistentemente --hasta 14 veces al día-- para que aceptara volver a estar juntos.

El 21 de marzo de 2006, tras ver un partido de fútbol y consumir varias cervezas en un bar de Sallent, Antonio R.M. esperó a que Carmen G.A. saliera de su domicilio para ir a trabajar en el turno de noche de una fábrica textil y cuando ésta se subió en su coche --sobre las 23.30 horas-- él también entró bajo el pretexto de hablar con ella.

Minutos después, empezaron a discutir y la mujer detuvo el coche a la altura del número 65 de la Carretera Vella de Sallent. Antonio R.M. explicó que durante la pelea ambos se pusieron "histéricos" y Carmen G.A. dijo que quería irse.

Para evitar que se marchara, el acusado sacó un cuchillo de grandes dimensiones, que desde hacía meses estaba en el hueco existente entre el asiento del copiloto y la puerta, pero aseguró que en ningún momento la amenazó.

La mujer logró arrebatárselo pero él lo recuperó y ella salió del coche, añadió. Antonio R.M. salió a su vez por la puerta del conductor, la siguió y la apuñaló cuando ella se encontraba en el suelo. Sin embargo, aseguró que su intención no era matarla y dijo que no sabía donde clavaba el arma.

Sin embargo, la Fiscalía sostiene que el imputado atacó a Carmen G.A. en el interior del vehículo y aunque ésta pudo salir del coche, cayó al suelo. El procesado se acercó a ella y, mientras le insultaba, le asestó una docena de cuchilladas. La última de ellas le afectó el pulmón y el corazón, provocándole un 'shock' hemorrágico que le causó la muerte.

Mientras la víctima estaba aún con vida, utilizó la misma arma para intentar suicidarse --aunque sólo se hizo unos cortes superficiales en el vientre-- y así "evitar problemas" con la Policía, llamó al teléfono de emergencias para alertar de que había dos personas heridas, y en un callejón cercano se deshizo del cuchillo, que todavía no ha sido encontrado.

Los Mossos d'Esquadra acudieron al lugar alertados por los vecinos que oyeron los gritos de la víctima y custodiaron a 'Antoñaco' al Hospital Sant Joan de Déu de Manresa, donde permaneció ingresado cuatro días.

"ASESINATO CON ALEVOSÍA"

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de una delito de asesinato con alevosía y pide que se condene al procesado, Antonio R.M., de 38 años, a 19 años de prisión y a indemnizar a los familiares con 345.000 euros.

El abogado del Estado, que se ha personado como acusación popular para garantizar que se cumpla la Ley de Violencia de Género, solicita una pena de 24 años de prisión por un delito de asesinato con ensañamiento.

La acusación particular solicita que se condene al procesado a 25 años de cárcel por un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento, mientras que la defensa pide la libre absolución para su representado o que se lo condene a un máximo de ocho años por homicidio imprudente.