El acusado de intentar matar a una mujer alega que creía que estaba "compinchada" para matarlo

Actualizado 07/05/2013 17:18:05 CET

El hombre, que padece problemas psiquiátricos y dice que llevaba un mes huyendo de su familia, agredió a la recepcionista de un hostal

LA CORUÑA, 7 May. (EUROPA PRESS) -

El hombre acusado de intentar matar y agredir sexualmente a una recepcionista de un hostal de Arzúa (La Coruña) ha reconocido que le hizo "daño" porque pensaba que estaba "compinchada" con su primo que, según él, quería matarlo. Sin embargo, ha negado que quisiese agredir sexualmente a la víctima.

En la primera sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de La Coruña, el acusado, que padece problemas psiquiátricos, ha señalado que llevaba un mes "de hotel en hotel" huyendo de su familia porque "tenía miedo" de que lo matasen y estaba convencido de que la mujer, a quien le clavó una navaja, estaba "compinchada" con un primo suyo.

"Quería que me contase la verdad", ha dicho el hombre que, según ha reconocido, puso como "excusa" que no abría la puerta de la habitación para que la víctima acudiese hasta allí. Fue entonces cuando la empujó hacia el interior, se abalanzó sobre ella y la apuñaló con una navaja, pero la víctima logró huir y refugiarse en una cafetería cercana.

"Fue una excusa que le puse, quería que me dijese la verdad y si no le haría daño", ha reiterado, a preguntas de la Fiscalía, el acusado, que reconoció que "estaba mal" porque había dejado de tomar la medicación. "Le pido perdón y lo siento mucho", ha afirmado el hombre que, sin embargo, ha negado que intentase abusar sexualmente de la mujer. "No quería violarla", ha dicho ante la sala.

LA VÍCTIMA

En la sesión de este martes también ha declarado la víctima, quien aseguró que el acusado, después de clavarle la navaja en el cuello, la amenazó con abusar sexualmente de ella. "Me gire y él se puso de rodillas sobre mi espalda y me clavó el cuchillo", ha relatado la mujer.

"Hazme lo que quieras pero no me mates", le dijo la mujer al acusado durante el forcejeo, según ha relatado la propia víctima, que logró huir y refugiarse en una cafetería, donde el acusado, que la persiguió, intentó entrar.

"SU OBSESIÓN ERA MATARLA"

También este martes han declarado varios testigos y los guardias civiles que acudieron al lugar de los hechos para detener al hombre. Todos ellos han coincido en asegurar que el acusado, por la actitud que mostraba, "quería matar" a la mujer.

En concreto, los agentes de la Guardia Civil han explicado que el hombre estaba "agresivo" y tenía las manos "ensangrentadas"." Su obsesión era matarla", ha dicho uno de ellos, que declaró que el acusado, una vez detenido, les llegó a decir que él ya estaba detenido "pero ella sigue viva".

PENAS

La Fiscalía solicita una pena para el procesado de siete años de prisión por un delito de intento de homicidio, de intento de agresión sexual con uso de instrumento peligroso y de resistencia y también pide que abone a la víctima una indemnización de más de 39.000 euros.

Por su parte, la acusación particular eleva la pena a 25 años de prisión y la indemnización asciende a más de 48.000 euros. El juicio que se sigue en la Audiencia de A Coruña se prolongará hasta este jueves.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies