Los acusados en la operación 'Pirrichi' niegan traficar con droga y afirman que su dinero es legal

Actualizado 09/04/2008 16:38:58 CET

Uno de los acusados sostiene que cuando apuntaba Kg en su libreta se refería a discos de Bisbal y no a la abreviatura de kilogramo

OVIEDO, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los nueve acusados, detenidos en la operación antidroga bautizada como 'Pirrichi', que testificaron hoy ante el juez negaron "rotundamente" que se dedicasen al tráfico de droga y aseguraron que sus viviendas y sus vehículos los consiguieron con el trabajo de cada uno. Algunos de los acusados sostuvieron que con la venta ambulante de ropa y calzado podían ganar 3.000 y 4.000 euros al mes "limpios".

El juicio por la operación 'Pirrichi' continuó hoy, en su segunda sesión, con la declaración de nueve acusados que no llegaron a un acuerdo con el Ministerio fiscal al considerarse inocentes de un delito de tráfico de droga. La Sala volvió a estar abarrotada de gente entra policías y familiares de los detenidos que permanecieron de pie durante la vista oral.

Según las declaraciones de los acusados la trama gira entorno al acusado Antonio J. B. y a su mujer, Isabel V. M. que residían en un chalet a las afueras de león y que se habían comprado un BMW pagado "al contado". Ambas propiedades, se encontraban registradas a nombre de otros imputados en la causa.

El acusado Antonio J. B, 'alias 'Mario' que sólo contestó a preguntas de su letrado, manifestó que estuvo siete años separado de su mujer al fugarse de la justicia por cometer un delito de homicidio en Leganés (Madrid) y señaló que todo el dinero que consiguió para comprarse el chalet y el coche lo consiguió por medio de la compra-venta de vehículos y mediante la prostitución. "Con la prostitución podía ganar 4.200 euros al mes", apuntó.

Además, este procesado manifestó que su mujer había conseguido ganar 30.000 euros con la venta de una parcela que tenía en Madrid. "En la vida hemos traficado con droga, por mi condición de politoxicómano soy una víctima no un beneficiado", añadió.

Su mujer, Isabel V. M., se negó también a contestar a las preguntas del Ministerio Fiscal y sólo respondió a las de su letrado. La acusada señaló que se fue de Madrid a León para huir "de venganzas" y señaló que su madre le "prestó" dinero para comprarse un coche Renault Megane.

La acusada ratificó también que más tarde consiguió unos miles de euros por la venta de una parcela en Madrid. Con esta versión argumentó el hallazgo de 55.000 euros en su vivienda durante el registro llevado a cabo por la Policía Nacional.

Por su parte, el resto de acusados señalaron que conocían a Antonio J. B. y Isabel V. M. pero negaron que les hayan comprado droga a pesar de que el fiscal, José Perals, asegurase que existen conversaciones telefónicas en las que hablan de "dos, tres y cuatro chicas" refiriéndose a droga.

En este sentido, el acusado José Antonio J. J., manifestó que cuando apuntaba en una libreta 'CO' o 'Kg' se refería "a cintas, CD y camisetas". Mientras que el fiscal sostenía que 'CO' era la abreviatura de "cuarto de kilo de droga" y que Kg era la abreviatura de kilogramo, el acusado sostuvo que 'CO' era una marca de "CD de dudosa legalidad" mientras que Kg era "una partida de discos de Bisbal".