El administrador de la CAM tras la intervención: "No es posible que la caja ganara dinero"

 

El administrador de la CAM tras la intervención: "No es posible que la caja ganara dinero"

Publicado 05/06/2017 13:33:11CET

Denuncia que algunos directivos se jubilaron el día antes de llegar ellos a la entidad y que su objetivo fue "paralizar la sangría"

MADRID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

El administrador provisional de la Caja de Ahorros de Mediterráneo (CAM) nombrado por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) a mediados de 2011 José Antonio Iturriaga ha asegurado este lunes que no dio credibilidad a los estados financieros presentados por los directivos de la caja para ese ejercicio porque "no es posible" que pidieran la intervención y a la par defendieran que estaban obteniendo beneficios.

"Esa es la razón por la que nosotros decimos que eso no puede ser verdad", ha dicho el gestor en calidad de testigo ante el tribunal de la Audiencia Nacional que investiga a la antigua cúpula de la caja por falsear, presuntamente, las cuentas de resultados de la entidad en 2010 y 2011. Al respecto ha afirmado que los tres administradores provisionales nombrados por el FROB después de que el Banco de España acordara sustituir provisionalmente el órgano de administración, se negaron a aprobar los estados financieros que arrojaban unos beneficios (provisionales, según los acusados) de 65 millones de euros.

El testigo ha asegurado en esta quinta sesión de vista oral que encargaron al auditor externo un nuevo análisis y presentaron las nuevas cuentas que recogían unas pérdidas después de impuestos de ese mismo ejercicio de 1.136 millones de euros. "Hicimos un trabajo de paralizar la sangría que presentaba la tesorería de la entidad", ha defendido.

El fiscal Luis Rodríguez Sol pide para siete de los ocho acusados penas de cárcel que van desde los diez meses a los siete años y medio por delitos de falsedad en las cuentas anuales, estafa agravada y apropiación indebida y apunta que los encausados rehabilitaron créditos fallidos y dudosos a normales y además contabilizaron incorrectamente la titulización de activos para presentar beneficios en las cuentas de 2010 y poder asignarse el cobro de complementos retributivos (como paga de beneficios, planes de pensiones, incentivos y prejubilaciones).

ANÁLISIS DE LA LIQUIDEZ DE LA CAJA

El testigo ha asegurado que los tres gestores fueron "auténticamente incomprendidos" tras su aterrizaje en la caja alicantina en julio de 2011 y que se encontraron con una entidad en la que "prácticamente el día anterior había desaparecido parte de los directivos recientemente jubilados". También ha argumentado que trabajaron 24 horas al día haciendo especial hincapié en el análisis de la situación de liquidez y calidad crediticia. "Una intervención es como el que se monta al barco en marcha: el barco está andando pero hay que arreglar las máquinas mientras tanto", ha dicho.

El gestor también ha reconocido que tras la intervención del Banco de España, la CAM recibió una inyección de 5.249 millones de euros por parte del Fondo de Garantías de Depósitos (personado como acusación particular en la causa) y que en este proceso de rescate que terminó con la adjudicación de la caja al Banco Sabadell por el valor simbólico de un euro, el Estado perdió los 2.800 millones de euros que inyectó el supervisor para capitalizar la caja y los 3.000 millones otorgados en calidad de línea de crédito.

Sin embargo la situación de la caja alicantina en el momento de su intervención fue producto de la "pérdida y deterioro" que venían arrastrando muchísimas operaciones de riesgo no solo desde 2011 y 2010 sino de antes, ha asegurado el testigo.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies