Un adulto implicado en el crimen de Berga (Barcelona) declara que vio sangre en la mano de uno de los menores juzgados

 

Un adulto implicado en el crimen de Berga (Barcelona) declara que vio sangre en la mano de uno de los menores juzgados

Actualizado 11/05/2006 19:47:25 CET

BARCELONA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

Uno de los adultos imputados por su presunta participación en el crimen de la Patum de Berga (Barcelona) afirmó que, cuando acabó la pelea que supuso la muerte del joven Josep Maria Isanta, vio sangre en la mano de uno de los menores que está siendo juzgado por estos hechos, aunque no se ha podido determinar a quién pertenece dicha sangre, según informaron a Europa Press fuentes judiciales.

Dos de los jóvenes mayores de edad implicados por su participación en el apuñalamiento mortal de Isanta --que serán juzgados junto a los otros siete adultos acusados en otro procedimiento-- declararon el miércoles como testigos ante el Juzgado de Menores número 1 de Barcelona, donde desde hace dos semanas se celebra a puerta cerrada el juicio contra los ocho menores de edad acusados del crimen.

La muerte de Josep Maria Isanta, de 22 años, se produjo la madrugada del 28 de mayo del año pasado durante las fiestas de la Patum, en las que también resultaron heridas otras 11 personas, algunas por arma blanca.

Los dos jóvenes que comparecieron ayer, Santiago S.P. y Eudy Leandro M.A., aseguraron ante la juez que no participaron en las agresiones que se les imputan y que no presenciaron el apuñalamiento mortal de Josep Maria Isanta. En este sentido, coincidieron con la versión ofrecida por el resto de adultos implicados, que declararon como testigos el pasado 27 de abril.

Según las mismas fuentes, Santiago S.P. y Eudy Leandro M.A. situaron a algunos de los menores imputados en el lugar donde se produjo el incidente y el primero de ellos, en concreto, aseguró que cuando acabó la pelea vio sangre en la mano de uno de los menores juzgados, N.D.A.C., aunque no se ha podido concretar si la sangre pertenecía a la víctima, al presunto agresor o a otra persona.

Precisamente, otros tres adultos coincidieron en señalar en su día a N.D.A.C. como uno de los portadores de las navajas con las que se habría cometido el crimen, la cual presuntamente mostró "con gallardía" antes de que se iniciara la multitudinaria agresión.

EN EL CONCIERTO HABÍA "DEMASIADOS HIPPIES".

Durante la sesión de ayer, también declaró una menor que, tras los incidentes, fue identificada por los Mossos d'Esquadra y que no pudo ser imputada penalmente por su edad, ya que tenía 14 años. La joven, A.A.M., señaló que en el concierto durante el que se iniciaron los incidentes había "demasiados hippies" y mantuvo que los agredidos fueron ellos.

Según fuentes judiciales, la menor explicó que la pelea se inició porque escucharon un comentario racista dirigido a N.D.A.C., de origen dominicano, lo que respalda la versión de los hechos ofrecida por dicho imputado y por los implicados mayores de edad.

Por otra parte, ayer también estaba previsto que declarasen como testigos, a petición de la acusación particular ejercida por la familia de Josep Maria Isanta, los dos arrestados de nacionalidad polaca que finalmente quedaron en libertad sin cargos por no tener ninguna relación con el crimen.

No obstante, según las mismas fuentes, se decidió renunciar a su testimonio al entender que no iban a aportar nuevos datos respecto a lo que declararon en dependencias policiales.

Está previsto que el juicio finalice el próximo miércoles, cuando ya hayan comparecido los más de 70 testigos propuestos por las acusaciones y la defensa y se hayan practicado las pruebas periciales.

Por el momento, la Fiscalía solicita que siete de los menores --no presenta cargos para el octavo-- sean condenados por un delito de homicidio con abuso de superioridad, dos intentos de homicidio --por el apuñalamiento de dos jóvenes más-- y varios delitos y faltas de lesiones.

Para cuatro de ellos, los que ya han superado los 16 años, pide siete años de internamiento más cuatro de libertad vigilada, mientras que para los otros tres solicita tres años de internamiento y dos de libertad vigilada.

La acusación particular, ejercida por la familia Isanta y por tres de los heridos, acusa a un menor más que la Fiscalía y los considera autores de un delito de asesinato, por lo que eleva un año la pena solicitada por el Ministerio Fiscal para todos los imputados.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies