Congreso aprueba el envío de un batallón, instructores y un contingente de control del aeropuerto de Kabul

Actualizado 17/06/2009 22:49:59 CET

Chacón subraya que las elecciones son "esenciales" para el futuro del país asiático, del que depende la seguridad de España

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados aprobó hoy con el único voto en contra de ERC-IU-ICV el despliegue en Afganistán de un Batallón, encargado de garantizar la seguridad de las elecciones presidenciales del próximo 20 de agosto, un equipo de instructores españoles para formar una compañía del Ejército Nacional Afgano y un destacamento de 66 militares del Ejército del Aire para controlar las operaciones del Aeropuerto Internacional de Kabul desde octubre de este año.

El envío de este nuevo destacamento situará al contingente español en la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF) como el mayor destacamento de las Fuerzas Armadas españolas en el exterior, con más de 1.200 efectivos durante los meses en que permanecerá en el país asiático el Batallón electoral, que se replegará, como muy tarde, 30 días después de una eventual segunda vuelta de los comicios presidenciales.

En su comparecencia ante la Comisión de Defensa para solicitar autorización parlamentaria, la ministra de Defensa, Carme Chacón, explicó que el Batallón 'electoral' estará compuesto por 450 militares, distribuidos en tres compañías (dos de Infantería y una de Mando y Servicios) y unidad de zapadores, que será la responsable de desactivación de explosivos.

El nuevo destacamento estará emplazado entre la Base de Herat y la nueva Base de Qala-I-Now, dispondrá de 33 nuevos vehículos blindados antiminas Lince, que se quedarán allí cuando termine la misión y actuará como "tercera línea de seguridad" durante los comicios. Permanecerá en Afganistán "entre tres y cuatro meses", teniendo como fecha límite los 30 días posteriores de una eventual segunda vuelta de los comicios.

TERCERA LÍNEA DE SEGURIDAD

Chacón explicó que este contingente, compuesto por 450 efectivos, actuará como "tercera línea de seguridad" durante el proceso electoral, en apoyo a la Policía y al Ejército Nacional Afgano, y estará plenamente operativo el 21 de julio, un mes antes de los comicios . Los militares españoles se encargarán de proteger las "instalaciones clave", "escoltar movimientos logísticos electorales, "prestar servicio a interventores y apoderados, "efectuar traslados de urnas", "proporcionar seguridad" y "vigilancia" en el día de los comicios y dar "apoyo logístico a toda la organización electoral".

Tras el envío del batallón electoral, el Ministerio de Defensa desplegará el próximo 1 de octubre un contingente de 66 militares para controlar todas las operaciones del Aeropuerto Internacional de Kabul, así como para colaborar en la seguridad de sus instalaciones, para lo que contará con cuatro agentes de la Guardia Civil.

Además, a finales de este año, el Departamento que dirige Carme Chacón desplegará un equipo de instrucción operativa y enlace (OMLT), compuesto por doce militares que formarán técnicamente a una compañía del Ejército Nacional Afgano, financiada por España y que estará asentada en la provincia de Badghis, junto a la nueva base española.

Según los datos facilitados por la ministra de Defensa, el despliegue de estas tres nuevas misiones durante los próximos meses supondrá una inversión total de unos 44 millones, de los que 27 corresponde al Batallón electoral y el resto al despliegue y repliegue de medios y personal.

EL PROCESO ELECTRAL NO DEBE FRACASAR

En su intervención para justificar el despliegue de los 532 militares, Chacón incidió en la importancia que tendrán los próximos comicios para la consolidación de la seguridad y de las instituciones y autoridades afganas y reconoció el riesgo y la "extrema dureza" que tiene este escenario.

"El proceso electoral en Afganistán no debe fracasar. La comunidad internacional tiene que poner todos los medios a su alcance para apoyar un momento que va a ser clave para el proceso de democratización del país. La libertad y el desarrollo del pueblo afgano dependen de ello. Y, en última instancia, también la seguridad de todos", subrayó.

La responsable política de los ejércitos reconoció que se ha producido un "recrudecimiento de la violencia" en la zona de responsabilidad de las tropas españolas porque las Fuerzas de Seguridad afganas han conseguido extender el control de su propio territorio y la insurgencia ha decidido reaccionar concentrando sus ataques contra las autoridades afganas.

"Se trata de una de nuestras misiones más duras, más complejas y, sin ninguna duda, más arriesgadas", indicó Chacón, para después subrayar que las Fuerzas Armadas españolas se enfrentan en Afganistán a "amenazas y problemas de seguridad frecuentes debido a las acciones de la insurgencia, que se han incrementado a lo largo de los últimos meses".

"Actualmente, el desarrollo de los acontecimientos indica que la insurgencia va a seguir intensificando sus ataques. En la provincia de Badghis y Herat, el volumen de actividad de los terroristas se sitúa por encima de los registros estadísticos de años anteriores", explicó.

Por último, Chacón justificó el despliegue del nuevo contingente porque que "el pueblo afgano, tras décadas de guerra y opresión, merece un futuro de desarrollo, de libertad y de bienestar". "Nuestra propia seguridad depende de ello", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies