Diputadas aplazan por motivos de seguridad su viaje a Kabul donde iban a celebrar el Día de la Mujer

 

Diputadas aplazan por motivos de seguridad su viaje a Kabul donde iban a celebrar el Día de la Mujer

Actualizado 01/03/2007 19:28:22 CET

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

La delegación formada por diputadas de los grupos parlamentarios con representación femenina en el Congreso que tenía previsto viajar mañana hacia Kabul para celebrar el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, con las mujeres afganas para expresar así su solidaridad con este colectivo, se ha visto obligada a suspender la visita por motivos de seguridad.

Así lo han anunciado a través de un comunicado conjunto las parlamentarias que iban a trasladarse al país asiático: La portavoz de Exteriores del PSOE, Fátima Aburto, y las también diputadas Delia Blanco (PSOE), Beatriz Rodríguez Salmones (PP), Mercé Pigem (CiU), Margarita Uría (PNV), Rosa María Bonás (ERC), Isaura Navarro (IU-ICV) y Begoña Lasagabaster (Grupo Mixto).

Con su viaje las parlamentarias pretendían devolver la visita que un grupo de diputadas afganas realizó hace unos meses al Congreso y, por eso, han emitido un comunicado conjunto aclarando las causas de la suspensión y mostrando su deseo de que la situación mejore y el viaje se pueda realizar en el futuro.

En su escrito, que han dirigido a todas las mujeres y diputadas de Afganistán, con una especial mención a las miembros del partido RAWA y las organizaciones que trabajan por los derechos de la mujer y la paz, las parlamentarias lamentan que la situación de "falta de seguridad, de acoso fundamentalista y la falta de garantías para el ejercicio de reunión y expresión" que se viven en el país desaconsejen la visita por el "peligro" que podría entrañar para ellas.

"HORROR" ANTE LA CONCENTRACIÓN DE MUHAYDINES.

Tras mostrar su respaldo a la "lucha por la democracia y los derechos de las mujeres" que desarrolla este colectivo, las firmantes expresan su "pena, vergüenza y horror" por la concentración celebrada hace unos días por 20.000 antiguos muhaydines en el estadio de fútbol de Kabul en la que se reclamó al Gobierno una ley de impunidad para los culpables de crímenes de guerra.

A esta manifestación se sumaron el vicepresidente afgano Abdul Karim Khalili y la diputada fundamentalista Shakila, quien profirió gritos a favor de la muerte de Malalai Joya, quien "ha defendido la necesidad de justicia y democracia" en el país asiático.

"Esperamos que el Gobierno afgano cumpla y haga cumplir su Constitución, única posibilidad de que avance la democracia y se pueda reconstruir el país. Los derechos de las mujeres son una parte esencial de ese proceso, la prueba por la que se debe juzgar si se avanza o retrocede, sin ninguna concesión ante los fundamentalistas de uno u otro bando", reza el escrito.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies