Un afiliado de UM afirma que percibía unos mil euros mensuales por "recortar noticias" y dárselas a Mateu Cañellas

Actualizado 24/11/2010 18:29:28 CET

Una ex miembro de la formación asegura que "no vio nada extraño" cuando su nómina la asumió el Cilma pese a trabajar en el Consell

PALMA DE MALLORCA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un afiliado de UM, Sebastián Pastor, ha afirmado en su declaración como imputado ante el juez que instruye el caso Maquillaje que cobraba unos mil euros mensuales cuando trabajaba en el Consell por "preparar invitaciones, mirar el periódico por si había alguna noticia de interés, recortarla y mandársela a Mateu Cañellas". Sin embargo, ha sido "ahora" cuando cuando ha sabido que las nóminas que le pagaron provenían de la empresa Ambbit Digital, contratista del Consell investigada en el marco de este procedimiento.

En su comparecencia, el encausado ha señalado que Cañellas, entonces director insular de Proyectos, le llamó para entrevistarle antes de entrar a trabajar en la Administración y era quien le decía el trabajo que tenía que hacer. Sin embargo, ha aseverado que "creía que estaba contratado por el Consell pero lo estaba por Ambbit, firmé mi contrato en el Consell y no leí lo que firmaba". "Me pagaron nóminas de Ambbit y es ahora cuando lo sé", se ha sincerado.

Pastor, apoderado e interventor de 2007 a 2009, ha señalado que fue al final del trabajo cuando le dieron todas las nóminas juntas para firmarlas. "Me dijeron que podía tener problemas si no las firmaba", ha recalcado en referencia a las personas que se encontraban en Ambbit cuando acudió a rubricarlas, la ex administradora de la empresa Bahía Difusión, Luisa Almiñaña, y el de Vídeo U, Miquel Oliver, ambos también imputados en la causa.

Finalmente, ha explicado que también fue contratado en Illesport gracias a un puesto que le proporcionó Cañellas, quien también le ofreció otro trabajo en la Escola Balear, en la que trabaja actualmente. Asimismo, ha puntualizado que ha ido a actos de UM y que ha colaborado pero no de forma continua mientras cobraba de estas empresas.

Por su parte, también ha prestado declaración la afiliada a la formación nacionalista entre 2005 y 2009, Margarita Belman, quien, también como imputada, ha explicado que entre julio y diciembre de 2004 estuvo contratada por el Consell, aunque en enero su nómina fue asumida por el Consorcio de Informática Local (Cilma). "Ignoro el motivo", ha asegurado, pese a que le explicaron que no podían contratarla como funcionaria interina de la Institución Insular ya que no estaba en la bolsa. "No vi nada extraño", ha espetado.

En concreto, fue el ex secretario técnico del Consell, Antoni Moragues, quien le dijo que estaría contratada en el Cilma aunque continuaría trabajando en el Consell encargándose de la contabilidad, los decretos y expedientes de subvención. Asimismo, la contrataron para Ambbit Digital, pese a que nunca realizó función alguna para esta empresa, mientras seguía acudiendo a la Institución supramunicipal. "Me extrañó que la nómina era de una empresa privada pero me dijeron que era una situación provisional", ha sentenciado.

Ya de cara a la siguiente semana será el turno, también como encausados, de María de Lluc Coll, Miquel Vives y Juan Arrom el día 29, mientras que el 30 está citado el ex director insular de Relaciones Institucionales, Josep Lliteres, al que varios testigos han apuntado como la persona que dirigió esta supuesta trama, por la que personas que realmente trabajaban para UM habrían cobrado en realidad de empresas vinculadas a esta formación y que a la vez percibían dinero público del Consell.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies