Aguirre elogia un programa educativo puesto en marcha por Bush con el que se pretende que ningún niño "se quede atrás"

Actualizado 30/06/2006 16:00:16 CET

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, elogió hoy el programa educativo No Child Left Behind (Que ningún niño se quede atrás) puesto en marcha por el presidente de EE.UU., George Bush, en 2001 con el fin de que todos los niños, especialmente los más desfavorecidos, tengan las mismas oportunidades.

Aguirre recibió en la Real Casa de Correos, sede de la Presidencia regional, a la ministra de Educación de EE.UU., Margaret Spellings, con quien abordó este programa que ha supuesto un incremento del 40 por ciento de los fondos federales que se da a los estados (que sufragan el 90 por ciento del gasto) para la educación.

La jefa del Ejecutivo explicó que este programa pretende medir los estándares del aprendizaje de los niños en dos cosas fundamentales, en lectura y en matemáticas, y de acuerdo con ellos hacer lo posible y lo imposible para que ningún niño, especialmente los que provienen de los entornos más desfavorecidos, quede atrás".

Cuando el presidente americano asumió el mando en enero del 2001, solamente 11 estados cumplían plenamente con los previos estándares federales de responsabilidad en la educación. El 10 de junio de 2003, Bush anunció que los 50 estados han aprobado planes de responsabilidad conforme a la ley No Child Left Behind.

Finalmente, Aguirre calificó esta iniciativa de "muy interesante" y agregó que la Comunidad de Madrid probablemente envíe una delegación de la Consejería de Educación para verlo directamente implantado en las escuelas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies