Aguirre no descarta poner en marcha nuevos ajustes en Madrid

Actualizado 29/02/2012 13:09:48 CET

MADRID, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha afirmado este miércoles que los responsables del Gobierno regional se encuentran "angustiados" porque los ingresos propios --Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y actos jurídicos documentados-- del último cuatrimestre "han bajado muchísimo", por lo que no ha descartado poner en marcha nuevos ajustes.

En una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press, Aguirre ha señalado que la cifra del 1,1 por ciento de déficit de la región conocida recientemente es provisional y ha afirmado que la Comunidad "debería haberse limitado a gastar lo que ingresa".

"La crisis ha hecho que nuestros ingresos bajen y no podemos bajar los gastos al mismo ritmo. Aunque los hemos bajado mucho. Desde el 2008, cuando el Gobierno de la Nación negaba la crisis, comenzamos una política de reducir los gastos: teníamos 15 consejerías, las dejamos en siete; hicimos una reducción de un 15 por ciento de altos cargos; quitamos casi todos los coches oficiales; gastos de representación, etcétera. En total, 2.700 millones de euros para poder mantener los servicios esenciales", ha indicado.

Entre dichos servicios esenciales, la presidenta regional ha recordado que la Comunidad tiene el encargo de financiar toda la Sanidad, "que es gratuita y universal para los españoles y para los extranjeros que están aquí", así como la Educación, los Servicios Sociales y la subvención "muy fuerte" que en esta región tiene el transporte colectivo.

"Nosotros que figuramos como los que estamos mejor, estamos muy mal", ha reconocido Aguirre, tras conocer los datos del déficit público, que sitúan a la Comunidad de Madrid como la más cumplidora en este aspecto.

La presidenta regional ha señalado que "por una vez en la vida" está de acuerdo con el secretario general del Partido Socialista de Madrid, Tomás Gómez, cuando ha afirmado que no le parece bien que la Comunidad tenga algo de déficit porque no debería tener ninguno.

A pesar de la complicada situación económica, Aguirre ha reiterado que su compromiso con los madrileños es "no subir los impuestos, sino bajarlos". Eso sí, ha apostillado que "otra cosa son las tasas y los precios públicos".

"Hemos suprimido 108 empresas y entes públicos. Todo aquello que no sea esencial lo vamos a suprimir y vamos a dejar el gratis total en la Educación en sus tramos gratuitos y en la Sanidad. A lo mejor los vecinos de Aluche que tienen más de 75 años no utilizan las carreteras, así que vamos a ver cómo se puede pagar por el mantenimiento de las carreteras por las personas que las utilicen. En Europa hay un cartelito que lo dice, tenemos que estudiarlo. Porque no se puede sostener gastar más de lo que se ingresa", ha expuesto.

JUSTICIA NO GRATUITA

La líder autonómica apuesta por estudiar cuáles son los gastos que las comunidades tienen que afrontar con cargo a los impuestos de los contribuyentes.

"A mí me parece que no tiene por qué ser gratuita la Justicia. La gratuidad absoluta de la Justicia lo que hace es que se colapsen los juzgados y han sido los propios tribunales los que se han quejado. Pues habrá que hacer las reformas necesarias. Es que se han multiplicado por cinco ese gasto. Los que nos dijeron que nos iba a costar 50 millones de euros, pues nos cuesta 300 y pico", ha apuntado.

"Realmente, sólo el gasto en Educación, Sanidad y los Servicios Sociales con la Ley de Dependencia es un gasto enorme y creciente cada año porque se descubren fármacos nuevos y todos quieren que las enfermedades se les curen. Y le hablo yo, que padecí un cáncer el año pasado", ha proseguido.

En este sentido, Aguirre ha calificado la Sanidad madrileña de "magnífica y de excelente calidad, pero cuesta dinero". "Los profesionales de la Sanidad antes estaban en el Estado. Son grandes profesionales. La Comunidad ha hecho doce hospitales nuevos, con 3.000 médicos más. Teníamos cinco millones de madrileños y ahora seis y medio", ha argumentado.

La responsable del Ejecutivo regional ha explicado que los gastos crecen y los ingresos bajan por culpa de la recesión económica "porque no se crea empleo y no hay inversión". Ante ello, ha asegurado que se deben hacer reformas para que la economía crezca.

"Lo primero es generar confianza con las reformas que tiene que afrontar el Gobierno. Por desgracia, hemos tenido ocho años de un Gobierno que se ha tirado cuatro años diciendo que negociaba con los sindicatos para hacer una reforma de la señorita Pepis que no ha servido absolutamente para nada y, mientras tanto, la economía decreciendo y el paro subiendo y ahora hay cinco millones de españoles que quieren trabajar y no pueden", ha subrayado Aguirre.

"AGITADORES PROFESIONALES ALENTADOS POR EL PSOE"

En cambio, ha afirmado que el Ejecutivo de Mariano Rajoy está poniendo en marcha actualmente reformas "que pueden ser impopulares y la responsabilidad del PSOE debería llevarle a no manifestarse en la calle". "Ahora le estoy hablando desde mi despacho de la calle Génova, donde hay Comité de Dirección, y estoy viendo una pedrada", ha relatado Aguirre, en referencia a la piedra lanzada por manifestantes la semana pasada en la sede nacional del PP.

"La mayoría de los españoles entienden que las reformas hay que afrontarlas y tenemos a unos agitadores profesionales alentadas por el PSOE diciendo que la solución es protestar contra el Gobierno. No estamos para protestas, creo yo, sino para todos arrimar el hombro y unidos para hacer todo lo posible para que España salga adelante", ha agregado.

Ante las críticas del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, de que miembros del PP han protagonizado muchas manifestaciones contra el anterior Gobierno, la presidenta autonómica se ha preguntado cuándo han protestado ellos en la calle, a no ser cuando el Gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero "pactaba con los terroristas".

"No nos hemos manifestado contra las reformas económicas porque (el anterior Gobierno) no hizo ninguna. Todas las manifestaciones eran autorizadas. Nosotros no nos hemos dedicado a la algarada callejera ni nos dedicaremos nunca. Ninguna manifestación del PP ha tenido ni un atisbo de violencia", ha remachado Aguirre.