Aguirre promueve el consenso entre PP y PSOE en el trigésimo primer aniversario de la Constitución

Actualizado 04/12/2009 15:30:37 CET

Caja Madrid, el Estatuto de Cataluña y el pacto por al Educación centran las conversaciones de la tradicional recepción

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, aprovechó hoy acto celebrado en la Real Casa de Correos con motivo de la conmemoración de trigésimo primer aniversario de la Constitución Española para promover el consenso entre PP y PSOE respecto al Estatuto de Cataluña, Caja Madrid y el futuro Pacto por la Educación.

Personalidades del mundo de la política, la sociedad y la cultura madrileña, entre los que no se encontró ningún ministro del Gobierno central, se dieron cita en la Puerta del Sol para mostrar su adhesión a la Carta Magna.

Así, mientras la delegada de Gobierno, Amparo Valcarce, abogó por que Madrid sea la región que lidere un pacto de Estado por la Educación sobre la estrategia para la Economía Sostenible, Aguirre recordó que los padres de la Constitución tuvieron que renunciar a sus pretensiones y buscar el consenso para llegar a un acuerdo "lo más amplio posible".

Este espíritu de conciliación se trasladó posteriormente a los corrillos, en los que sobre todo se habló de la situación en Caja Madrid. Precisamente ayer, la titular del Juzgado de Instrucción número 60 dio vía libre al proceso electoral en la entidad tras levantar la medida de suspensión cautelar que pesaba sobre él desde octubre.

Mientras el secretario general del PSM-PSOE, Tomás Gómez, reclamaba a IU que buscara el consenso en Caja Madrid y pedía a la presidenta que interviniera ante las pretensiones de Rodrigo Rato de hacer con la presidencia de la entidad sin los votos del PSOE, Aguirre se mostró segura de que el PSOE no se quedará fuera del acuerdo en la entidad e incluso llegó a decir en un corrillo que la gente que ha sido "leal" con el PP "como los socialistas", tendrán que estar ahí. Por su parte, el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, David Pérez, aseveró que se está buscando el "mayor consenso" en la caja para asegurar su solidez.

Otro de los temas que se debatieron en estos encuentros informales fue el pacto por la Educación propuesto por Valcarce. Aguirre, que fue ministra de Educación en tiempos de José María Aznar, aseguró que ve bien al propuesta, más que nada porque lleva "catorce años" reclamando algo así. No obstante, consideró que el PSOE tendría que cambiar "algunas cosas" antes de cerrar el pacto, entre ellas replantear la cuestión de bajar el nivel educativo para que "todo el mundo" pase de curso.

El 'buen rollo' en la recepción también se dejó sentir cuando la presidenta madrileña felicitó al jefe del Ejecutivo central, José Luis Rodríguez Zapatero, por rectificar en al suspensión de las páginas web que no respeten los derechos de autor y en la eliminación de los crucifijos de las aulas de todos los centros escolares.

La concordia de este año marca un clara diferencia con lo vivido el año pasado por estas fechas, cuando el ambiente estaba caldeado debido a las declaraciones del presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Pedro Castro, que llamó "tonto de los cojones" a los votantes de derecha. En aquella ocasión, los miembros del PP lucieron en sus solapas pegatinas contra Castro.

AUSENCIA DE RAJOY Y SIN SALUDO A COBO

El acto congregó a más de 1.500 personas relevantes de la vida madrileña. Así, entre los asistentes a la tradicional recepción, se pudo ver a la portavoz socialista en la Asamblea, Maru Menéndez; al coordinador general de IU, Gregorio Gordo; la portavoz de la formación en la Cámara madrileña, Inés Sabanés, entre otros.

Junto a ellos, estuvieron el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, que llegó acompañado de su mano derecha, Manuel Cobo, quien sin embargo no recibió el saludo de Aguirre, un hecho que demostró a todos los presentes que la herida abierta por las declaraciones del vicealcalde en el diario 'El País' sigue abierta.

Posteriormente, al ser preguntada de forma informal por si había saludado a Cobo, Aguirre eludió responder y tan sólo dijo: "chin chin. Por la Constitución".

La ausencia más llamativa de la mañana fue la del presidente del PP, Mariano Rajoy, de viaje en Canarias. La presidenta autonómica explicó que estuvo cenando con el presidente de su partido anteayer y en aquel encuentro ya le adelantó que hoy no haría acto de presencia en Sol debido a su entrevista con el presidente canario.

El responsable de Economía del partido, Cristóbal Montoro, fue el que se encargó de representar a la cúpula del PP. "Estoy haciendo doblete: He venido como Cristóbal Montoro y como Soraya Sáenz de Santamaría, que está en el Parlamento Europeo", comentó el 'popular' en uno de los corrillos con periodistas.

El coordinador de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, también pisó los pasillos de la Puerta del Sol y mantuvo una conversación informal con la presidenta sobre la sentencia del Tribunal Supremo en relación a las afecciones que provocan los sobrevuelos de Barajas en algunas poblaciones de Madrid, especialmente en Algete.

"A mí el ministro me amenazó con llevarse el tráfico a Ciudad Real. Mira que yo me llevo bien con él... Él está abierto a todos. Lo que no puede hace es privar de los derechos a estos señores y más cuando hay una decisión del Tribunal Supremo", comentó Aguirre.

Otro populares que llegaron a Sol para conmemorar el aniversario fueron el diputado y miembro del Comité Ejecutivo Juan Carlos Vera, el senador José Ignacio Palacios; la diputada Cayetana Álvarez de Toledo, y la delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella.

También acudieron el hijo de Adolfo Suárez, Adolfo Suárez Illana; el ex presidente del Gobierno Joaquín Leguina; el diputado socialista Rafael Simancas; el portavoz del PSOE en el Consistorio madrileño, David Lucas, y el profesor Jesús Neira, presidente del Consenjo Asesor del Observatorio de Violencia Doméstica.

Entre representantes de la Justicia madrileña como el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Francisco Javier Vieira; de la Cultura, como María José Cantudo -que no se desprendió del sombrero que lucía ni siquiera a la hora de escuchar el himno nacional--, y de la política, la dirigente regional se olvidó de saludar al secretario general de CC.OO. de Madrid, Javier López.

"Ni ha saludado a Cobo ni me ha saludo a mí. No sé si es porque en su corazón los dos estamos al mismo nivel y nos tiene el mismo cariño: él porque dice que la insulta y yo porque me debe considerar el responsable de su desastre en Caja Madrid", señaló posteriormente López a Europa Press, al tiempo que mostró su malestar porque el discurso de la presidenta no ha hecho referencia al número de parados que existen en la región.

Más allá de estos roces, el acto se celebró en un ambiente cordial en el que la jefa del Ejecutivo madrileño terminó brindando por la Constitución con el ex presidente Leguina, con Tomás Gómez y Maru Menéndez después de que un coro de niños interpretaran una canción coral previa al himno nacional.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies