AI pide que los malos tratos de las Fuerzas de Seguridad sean investigados por mecanismos externos e independientes

Actualizado 14/11/2007 16:32:55 CET

Dice que no son casos "excepcionales" y acusa la Gobierno de "falta de voluntad política" para investigarlos

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional presentó hoy un informe donde denuncia que los actos de tortura y malos tratos en España cometidos por parte de los cuerpos de seguridad "no son aislados o excepcionales" y alertó al Gobierno de que debe tomar medidas para acabar con la impunidad, entre las que señaló que sean investigados por mecanismos externos e independientes. Estos casos "se extienden por todo el territorio español y son cometidos por miembros tanto de la Policía Nacional como Guardia Civil, Policía Local, Mossos d'Esquadra y Ertzaintza".

Así lo afirmó hoy el director de Amnistía Internacional (AI), Esteban Beltrán, quien presentó el informe titulado "Sal en la Herida" junto a la investigadora de AI para España, Rachel Taylor. En la presentación participó también una víctima de malos tratos a manos de la policía, Daniel Guilló, y el abogado de una de las víctimas, Jaume Asens.

No obstante, Beltrán indicó que la gran mayoría de los funcionarios que, a su juicio, cumplen su deber con profesionalidad "se ve empañada injustamente por los actos de malos tratos y torturas". Según AI existe una estructura "deficiente" que afecta a "todos los aspectos de la prevención, investigación y castigo de la tortura y los malos tratos", afirmó Beltrán.

En este sentido, AI consideró que existe una "falta de voluntad política" por parte de los sucesivos gobiernos para "prevenir, investigar y sancionar" estos actos y en algunos casos "se ha negado que existiera". Por ello, AI señaló que si el Gobierno no toma medidas efectivas "los agentes de policía estarán por encima de la ley y seguirá extendiéndose el clima de impunidad".

Por su parte, Rachel Taylor consideró que una de las causas "más graves" que propician estos actos es la falta de sistemas audiovisuales de grabación en "todas las comisarias y en todas las zonas donde pueda estar presente el detenido". Entre estos factores, añadió que también se encuentran los obstáculos a la presentación de denuncias; la falta de investigaciones independientes, inmediatas e imparciales o ausencia absoluta de investigación; informes médicos incompletos o inexactos; intimidaciones de la policía a los denunciantes, así como la falta de medidas para imponer sanciones o la absolución por no haberse identificado a los agentes responsables. "Esto tiene que acabar. Las autoridades españolas tienen obligaciones legales internacionales de prevenir investigar y sancionar debidamente tales actos", dijo Taylor.

RECOMENDACIONES A LAS AUTORIDADES

En este sentido, AI presentó algunas recomendaciones que considera que el Gobierno debe llevar a cabo para prevenir los malos tratos y acabar con la impunidad de los responsables. Por eso, la organización abogó porque el Gobierno español reforme el sistema de investigación de las denuncias de violaciones graves de derechos humanos para garantizar que las pesquisas sean prontas independientes, imparciales y exhaustivas.

Además, para AI el Gobierno debe aplicar plenamente las recomendaciones de los órganos internacionales en relación a la prevención y el castigo de la tortura y otros malos tratos y transmitir el mensaje claro de que estos actos están absolutamente prohibidos. Asimismo, consideró que tanto el Ministerio del Interior como las Consejerías de las comunidades autónomas deben, en su opinión, establecer una auditoría externa y garantizar la eficacia de los mecanismos de investigación internos, así como introducir la grabación de vídeo y audio en todas las zonas de custodia de las comisarías y desarrollar la formación sobre el uso apropiado de la fuerza por parte de los funcionarios.

Respecto a las autoridades judiciales, la organización señaló que, éstas deben garantizar una investigación "pronta, exhaustiva e imparcial" siempre que haya motivos para creer que un agente ha cometido malos tratos, "incluso en ausencia de denuncia expresa". Además, añadió que las condenas por malos tratos deben ser acordes a la gravedad del delito.

En relación a las autoridades policiales, manifestó que se debe incoar de inmediato procedimientos disciplinarios contra cualquier funcionario encargado de hacer cumplir la ley que sea sospechoso de cometer malos tratos incluso sin denuncia expresa. Además, AI pidió a la fiscalía que registre estadísticas y datos sobre este tipo de actos.

Por otro lado, el abogado Jaume Asens, manifestó que existe una "desconfianza" de las víctimas hacia el sistema judicial puesto que, a su juicio, en vez de ayudarles terminan culpándoles porque en el caso de que una persona denuncie puede ser acusado por el agente de atentar contra la autoridad.

"SE TAPARON UNOS A OTROS"

Por su parte, Daniel Guilló, que fue víctima de malos tratos por parte de agentes de la Policía Nacional el pasado mes de enero y aún está en tramitación de juicio, aseguró que se sintió "indefenso" durante los meses siguientes. Afirmó que la policía le ofrece "poco respeto" en su forma de actuar en estos casos puesto que "se taparon unos a otros". "Nunca piensas que la policía, que se supone que vela por tu seguridad te meta en este lío en el que me han metido a mí", añadió.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies