Alejandro Fernández (PP) tacha de especulación que él sea el "futuro" del PP catalán

Alejandro Fernández, PP
EUROPA PRESS
Publicado 26/12/2017 12:12:03CET

Dice que Ciudadanos es más "un movimiento" que un partido, y avisa de que la política basada en movimientos es "peligrosa"

MADRID, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

El diputado del PP en el Parlament Alejandro Fernández ha admitido este martes que el PP catalán tiene que analizar "en base a la autocrítica" su mal resultado en las elecciones catalanas al tiempo que ha tachado de "especulación" que él pueda encabezar el futuro del partido ya que hay "excelentes personas" en él y todas van a ser "más importantes que nunca".

"Eso es exagerado, la ilusión somos todos porque este partido en Cataluña ha vivido epocas de todo tipo", ha dicho en declaraciones a la Cadena Cope, recogidas por Europa Press, preguntado sobre si él encarna la renovación del PP catalán.

Fernández ha recalcado que el PP ha llegado a gobernar, hace pocos años, más de 50 municipios catalanes, y que gobernó dos veces la Diputación de Tarragona. "Hay excelentes personas en este partido y lo que ocurre es que estamos viviendo un momento muy difícil", ha resumido.

En este sentido, ha subrayado que él no quiere hacer un análisis de "ajustar cuentas unos con otros", como suele suceder cuando se da un "resultado malísimo" como el que tuvo el PP en Cataluña.

Fernández ha logrado revalidar su escaño por Tarragona gracias al voto exterior, y ha dejado claro que lamenta habérselo arrebatado a Ciudadanos y no a un partido independentista.

A la hora de analizar el resultado electoral, Fernández ha opinado que las elecciones del 21D fueron "más de movimientos que de partidos", y esos movimientos fueron Junts per Cat, la candidatura confeccionada en torno al expresidente catalán Carles Puigdemont --que no el PDeCAT-- y, en el lado constitucionalista, Ciudadanos.

CIUDADANOS "RENACE" A PARTIR DEL 8 DE OCTUBRE

En su opinión, aunque Ciudadanos es un partido político, "renace como movimiento" a raíz de la manifestación del 8 de octubre en Barcelona, porque "antes de la explosión definitiva del proceso separatista vivía enormes dificultades en la política clásica parlamentaria", no encontraba su papel en el Congreso de los Diputados y se le acusaba de estar dando un giro estratégico en el Parlament.

Y ha añadido que a él le preocupa mucho "una política que se base en movimientos", porque estos son "siempre sentimentales" y han provocado "grandes crisis" en Europa y se han llevado por delante a partidos tradicionales "a veces de manera injusta y generando inestabilidad". A su modo de ver, la política "movida por sentimientos y manifestaciones es peligrosa porque abandona la racionalidad y eso va en contra de los intereses de la ciudadanía".

Dicho esto, ha reconocido que incluso en un escenario protagonizado por "movimientos" el PP no esperaba un resultado tan malo, así que la responsabilidad de lo que ha pasado es del partido.

Así, ha llamado a rearmar el partido "ideológicamente y desde el proyecto para estar preparados para el día después", convencido de que la situación actual "no durará eternamente" porque la gente "vota más por sentimientos" cuando hay crisis pero cuando las cosas mejoran este tipo de movimientos baja. Eso, ha añadido, fue lo que sucedió en junio de 2016, cuando con una situación "estabilizada" hubo una "victoria rotunda del PP".

UNIDAD DE ACCIÓN CONSTITUCIONALISTA

Cuando empiece la legislatura, Fernández se ha mostrado convencido de que los partidos constitucionalistas deben actuar con unidad, y ha asegurado que el PP se va a "dejar la piel para que así sea". De hecho, ha señalado que él cuenta ya con el "aval" de haber pactado en Tarragona, donde el PSC gobierna con el apoyo de los 'populares'.

Además, ha hecho hincapié en que su partido, incluido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha felicitado a Ciudadanos por su victoria electoral "indiscutible", aunque ha reconocido que "pasaron cosas en campaña" que hicieron que los dos partidos no tuvieran la mejor relación durante esos días.