Alejo felicita a la Guardia Civil por la operación contra el terrorismo en Burgos y afirma que "no se baja la guardia"

Actualizado 24/10/2007 12:49:39 CET

VALLADOLID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, felicitó a la Guardia Civil por la operación contra el terrorismo islámico llevada a cabo en la provincia de Burgos en la que se detuvo a seis personas y afirmó que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) "no bajan la guardia contra ningún delito".

El delegado del Gobierno, que hoy inauguró en Valladolid una jornada sobre empleados públicos organizada por UGT, insistió en que "la mejor seguridad es la prevención" y recordó como ejemplo de ello la operación desarrollada ayer en Salamanca en la que se incautaron más de 50 kilogramos de cocaína.

Alejo aseguró que no se pueden aportar más datos sobre la detención de los seis islamistas, que trabajan en esta presunta red islamista, ya que la operación continúa abierta y "los enemigos también escuchan", por lo que añadió que ahora lo que hay que hacer es llevar a los detenidos ante los jueces.

"Seguimos trabajando, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no bajan la guardia contra ningún delito, tampoco contra el terrorismo internacional, tampoco con el de ETA", insistió Alejo, quien añadió que se trabaja "con contundencia, con eficacia y eficiencia".

OPERACIÓN ABIERTA.

Hasta el momento, la Guardia Civil, bajo la dirección del Juez Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, detuvo en la provincia de Burgos a seis integrantes de un grupo estructurado y cohesionado de extremistas islamistas, que presuntamente colaboraba con el favorecimiento de la 'yihad' (guerra santa) en diferentes escenarios internacionales, especialmente en Irak.

En la operación, que continúa abierta, se están practicando seis registros domiciliarios, así como el de una carnicería regentada por miembros de la célula, en los que ya se ha intervenido numerosa documentación, varios ordenadores y material informático, el cual ya está siendo estudiado, según informa el Ministerio del Interior en una nota de prensa.

El grupo desarticulado desarrollaba reuniones clandestinas, recaudación de fondos que enviaban a terroristas encarcelados, proselitismo extremista y apología del terrorismo mediante la exaltación de las acciones y líderes yihadistas, la captación y adoctrinamiento de posibles 'mujahidines' y la obtención y difusión de material audiovisual y propaganda yihadista.

Gran parte de esta actividad se llevaba a cabo a través de foros y 'chats' restringidos de internet, lo que pone en evidencia que la célula desarticulada constituía la primera trama detectada y desarticulada en España seguidora e impulsora de yjihad mundial a través de la red.

En España, el grupo estaba liderado por el objetivo principal de la operación, Abdelkader Ayachine, de origen argelino, y su lugarteniente Wissan Lotfi, de origen marroquí, y cohesionado ideológicamente con los fundamentos del salafismo yihadista, tal y como admitían sus componentes, identificándose a sí mismos como 'Los Ansar', en clara consonancia con algunas de las organizaciones terroristas que operan en Irak.

A lo largo de la investigación han aparecido diversas vinculaciones con países extranjeros, y se ha contado con la colaboración de Agencias de Seguridad e Inteligencia de diferentes países, entre ellos Suecia, Estados Unidos o Dinamarca.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies