Alonso apunta que las tropas españolas sufrieron "un atentado premeditado" en Afganistán

 

Alonso apunta que las tropas españolas sufrieron "un atentado premeditado" en Afganistán

Actualizado 10/07/2006 15:59:18 CET

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, confirmó hoy de manera provisional, a la espera de que concluyan las investigaciones, que el convoy militar español que sufrió una explosión cuando viajaba por la región de Bakua (Farah) fue víctima de "un atentado premeditado", perpetrado con un artefacto compuesto por unos tres o cuatro kilogramos de trilita y activado por la presión del paso del blindado.

En la rueda de prensa conjunta con el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, tras el encuentro que ambos mantuvieron en la sede ministerial, Alonso indicó que el explosivo utilizado contra las tropas españolas era "trilita en una cantidad de unos tres o cuatro kilogramos" y que se encontraba "enterrado".

Alonso explicó que la deflagración se produjo cuando pasó por ese punto el primero de los nueve vehículos del convoy español y que ese zona era de "obligado paso" para los blindados, toda vez que anteriormente habían realizado ese mismo recorrido en el sentido contrario. "Cuando habían hecho el camino de ida no habían tenido ningún incidente pero sí lo tuvieron al hacer el viaje de vuelta. Es evidente que fue puesto allí con el propósito de afectar, atacar y atentar contra el convoy español"

El ministro señaló que en el posterior reconocimiento del terreno, los investigadores militares encontraron colillas recientes, "otro indicio" que apunta, a su juicio, en la hipótesis del atentado contra los militares españoles. Alonso subrayó que, a la espera de las conclusiones definitivas de la investigación abierta, "se va confirmando que se trató de un atentado premeditado" contra el convoy español.

Con respecto al mecanismo de activación del explosivo, Alonso dijo que los expertos no han encontrado "restos de cables", por lo que se maneja la posibilidad de que la bomba se activara por presión al colocar el VAMTAC la rueda por el terreno en que estaba enterrada.

La explosión que alcanzó al Vehículo de Alta Movilidad Táctica (VAMTAC) el pasado sábado cuando viajaba junto a otros ocho blindados españoles y una sección portuguesa provocó la muerte de uno de sus ocupante, el soldado Hernández Seminario, y heridas leves a los otros cuatro militares que le acompañaban. El cadáver del fallecido será repatriado hoy desde Afganistán a bordo de una avión de las Fuerzas Armadas españolas y, posteriormente, se oficiará un funeral en su unidad de origen, la II Bandera de la Brigada Paracaidista, con sede en Alcalá de Henares.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies