Alonso espera reunirse la próxima semana con Sáenz de Santamaría para empezar a hablar de renovación del CGPJ y el TC

Actualizado 09/04/2008 16:54:19 CET

Cree que Rajoy ha mostrado "cierta receptividad" a alcanzar acuerdos y espera que los hechos lo confirmen

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, José Antonio Alonso, afirmó hoy que espera quedar con su colega del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, a partir del martes o el miércoles de la semana que viene para "empezar a hablar" de la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el Tribunal Constitucional (TC).

Alonso adelantó, en declaraciones a la prensa tras participar en el debate de investidura de José Luis Rodríguez Zapatero, que mañana prevé hablar con Sáenz de Santamaría para, "si es posible", reunirse "a partir de la semana que viene, martes o miércoles para empezar a hablar".

El aún ministro de Defensa en funciones, que se estrenó hoy en el debate parlamentario, señaló que los socialistas aprecian "cierta receptividad" en el discurso del presidente del PP, Mariano Rajoy, para alcanzar acuerdos en "cuestiones que afectan a la estructura del Estado y a los derechos e intereses básicos de los españoles" y confió en que "los hechos confirmen esa primera impresión".

Ayer, Zapatero ofreció y pidió al PP consenso no sólo para la renovación de la Justicia, sino también en política antiterrorista, objetivos de la presidencia española de la UE y financiación autonómica.

En opinión de Alonso, es importante "que haya voluntad política de consenso ya" para renovar el CGPJ y el TC, "como primera parte del proceso modernizador de la Justicia" que el PSOE quiere encarar en esta legislatura.

Así, recordó que el Tribunal Constitucional es el máximo intérprete de la Constitución y el CGPJ el órgano de gobierno del sistema judicial y que el actual lleva más de un año y medio en funciones, excediendo el plazo de cinco años.

Alonso subrayó que es necesario "mejorar el servicio de inspección de los tribunales", que examina qué causas están pendientes y por qué o qué sentencias están pendientes de ejecutar y añadió que "evidentemente" hace falta "un nuevo Consejo que aborde esa carencia, ese déficit que este Consejo no ha sido capaz de arreglar". "Eso tiene mucho que ver con la modernización de la justicia", añadió.

El portavoz parlamentario no pudo en cambio precisar con qué grado de urgencia llevarán los socialistas a la Cámara la propuesta incluida en su programa electoral para que, una vez transcurrido un plazo prudencial para la renovación del CGPJ, sus miembros tengan que cesar automáticamente.

José Antonio Alonso hizo una valoración positiva del debate de investidura y destacó que Zapatero habló "de España, de las cuestiones esenciales del Estado y su estructura y de la sociedad española".

Aunque Zapatero, como se esperaba, no logró la mayoría absoluta necesaria para ser investido presidente en la primera votación, Alonso insistió en que el próximo Gobierno contará con la "fortaleza política que dan 11 millones de votos" que recibió el PSOE en las elecciones y "sin condicionantes" que, en todo caso, los socialistas seguirán buscando acuerdos con todas las fuerzas políticas. Zapatero será investido el viernes con los votos del PSOE.

Además, el portavoz se refirió a dos de los temas que fueron clave en el debate, la situación económica y la política de inmigración. Sobre lo primero, insistió en que España es uno de los países que están mejor preparados para hacer frente a la "desaceleración económica" mundial, gracias al superávit de las cuentas públicas y a que la economía seguirá creciendo por encima de la zona euro. El Gobierno, insistió, seguirá diseñando y aplicando políticas sociales.

En cuanto a la inmigración, insistió en que la "única" política posible es la que propugna el PSOE, de combinar el control de la inmigración ilegal con las políticas de integración. Así, subrayó que sólo podrán entrar en España quienes "cumplan las condiciones de legalidad" además tengan cabida en el mercado de trabajo y, por otro lado, que el Gobierno hará lo posible para evitar la xenofobia y la demagogia.