Protestas vuelven a forzar la suspensión del pleno de Vigo y el BNG avisa de que rechazará que sean a puerta cerrada

Plenosuspendido
EUROPA PRESS/REMITIDO
Actualizado 30/01/2013 14:54:29 CET

El gobierno local niega la existencia de "listas negras" para filtrar el acceso al salón de plenos

VIGO, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, se ha visto obligado a suspender nuevamente el pleno previsto para la mañana de este miércoles, debido a las continuas interrupciones de representantes sindicales y trabajadores de diferentes concesionarias del Ayuntamiento, en protesta por varios despidos.

El pleno fue convocado para las 8.30 horas, después de que ya tuviera que ser suspendido el pasado lunes por el mismo motivo. Cuando apenas había transcurrido un cuarto de hora desde el inicio de la sesión, los gritos y consignas como "¡Contratas de Vigo solución!" o "Queremos democracia y no decretos", han obligado a suspender el pleno.

Los trabajadores han denunciado que, pese a los despidos en contratas como la de limpieza de colegios, la del Instituto Municipal dos Deportes, o en la plantilla del museo Marco, el alcalde se niega a recibirles. Asimismo, han denunciado el uso de "listas negras" para impedir el acceso a algunos de estos trabajadores.

Tras la celebración de una Junta de Portavoces a media mañana, el alcalde ha decidido convocar de nuevo a los representantes de los grupos a primera hora de la tarde, para decidir si se reanuda la sesión plenaria en la que está previsto que se debatan, entre otros puntos, la aprobación definitiva de los presupuestos para 2013.

Las protestas de empleados de concesionarias y de otros colectivos ya han forzado la suspensión de otros plenos durante los anteriores mandatos. A raíz de esos problemas, se puso en práctica el sistema de los filtros policiales, de manera que las personas identificadas por la Policía como causantes de los altercados, eran vetadas durante un tiempo.

BNG

La portavoz del BNG, Iolanda Veloso, ha mostrado la "sorpresa" de los nacionalistas por lo ocurrido, que ha calificado como "inaudito", y ha criticado que el alcalde "se desentiende de esos trabajadores", pese a que prestan servicios en el ámbito municipal.

Según ha apuntado, "juega a ver quién se cansa antes" y le ha advertido de que los filtros policiales "está claro que no funcionan". "Tiene que asumir su responsabilidad, porque son trabajadores que reclaman sus puestos de trabajo", ha afirmado.

Veloso ha recalcado que el BNG no permitirá que se reanude la sesión a puerta cerrada, porque la presencia de público en el pleno es "un derecho democrático básico".

PSOE Y PP

El portavoz del PSOE, Carlos López Font, ha lamentado que no se haya podido celebrar el pleno y ha acusado a los asistentes que protestaban de "tener como objetivo que no se celebre". "El gobierno va a respetar estrictamente el reglamento del pleno y a hacer respetar la democracia", ha advertido, al tiempo que ha precisado que, desde el pasado lunes hasta este miércoles, "ningún colectivo ha pedido una reunión con el alcalde o con los concejales".

Con respecto al acceso al pleno, López Font ha concretado que se hace "igual que en los últimos seis años". "Nunca ha habido listas negras, no hacemos como en el Parlamento", ha proclamado, aunque sí ha reconocido que "puede haber una resolución de alcaldía con informes jurídicos al respecto".

El portavoz del PP, José Manuel Figueroa, ha señalado que su grupo es partidario de que se celebren los plenos, y ha recordado que el alcalde es "responsable" de que se den las circunstancias para que pueda desarrollar el debate. No obstante, ha señalado que lo ocurrido este miércoles y el pasado lunes es "resultado de la falta de gestión" de Caballero por su "falta de diálogo" con estos trabajadores, cuya conflictividad "no es de ahora".

Figueroa ha apuntado que el uso de filtros policiales para el acceso al pleno "no es correcto" y ha abogado porque se deje entrar "libremente" a la gente al salón. Asimismo, ha hecho un llamamiento a los colectivos asistentes para que "dejen debatir" a los corporativos.

En el reglamento del pleno de Vigo se establece que el alcalde tiene la potestad de velar por el normal desarrollo del debate y acordar las interrupciones que estime convenientes. Asimismo, se recoge que "el público no podrá intervenir, efectuar manifestaciones de agrado o desagrado, ni proferir comentarios que afecten al devenir de la sesión, ni utilizar voces o instrumentos que, por su contenido, resulten ofensivas".