AMP.- Ferrer instruirá la denuncia de Fiscalía contra exalcalde de Alicante por pagos dudosos avalados por 3 sociedades

El Ex Alcalde De Alicante, Luis Díaz Alperi, En Una Imagen De Archivo
EUROPA PRESS
Actualizado 15/03/2013 16:20:16 CET

Cree que utilizó una sociedad para comprar un catamarán para su uso "personal" y "exclusivo"

VALENCIA, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El magistrado del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) Antonio Ferrer será el encargado de instruir la denuncia interpuesta por la Fiscalía Superior contra el diputado autonómico del PP y exalcalde de Alicante Luis Díaz Alperi, en la que el ministerio público pone de manifiesto pagos dudosos avalados por tres sociedades en los ejercicios 2007, 2008 y 2010.

De esta forma, la Sala del tribunal valenciano ha decidido asumir la competencia de este caso --al contar con un aforado, Díaz Alperi--, tras la denuncia interpuesta por los fiscales Gonzalo López Ebri y Rafael Navarro --en base a un informe elaborado por la Agencia Tributaria (AEAT)-- contra Alperi y otras tres personas más por la posible comisión de tres delitos contra la Hacienda Pública, así como de falsedad en documento mercantil.

Las otras tres personas denunciadas son José Contreras, administrador de la sociedad Maldonado 33 S.A.; Antonio Moreno, administrador de Taller de Contabilidad S.A.; y Antonio Solana, cuyo domicilio se desconoce al no constar en las diligencias remitidas por la Agencia Tributaria.

El exalcalde está ya siendo investigado en el TSJCV, donde está imputado por los supuestos delitos de revelación información privilegiada, tráfico de influencias y cohecho en la causa separada del 'caso Brugal', que investiga presuntas irregularidades en la tramitación del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de Alicante.

Según consta en el escrito de denuncia, facilitado por el tribunal valenciano, respecto al delito contra la Hacienda Pública relativo al ejercicio 2007, se pone en duda la forma en la que Alperi pagó una deuda tributaria --como responsable subsidiario de la mercantil Champaka de Promociones S.L.-- por importe de 1.004.878,31 euros.

El pago de esta deuda fue efectuado por un tercero, Taller de Contabilidad, tras plasmarse un negocio "simulado" entre esta mercantil y Alperi. De esta actuación se desprende, a juicio de los fiscales, que quien realmente pagó fue Alperi, "lo que significa un incremento patrimonial no declarado" por el importe pendiente.

Y a esta conclusión llegan en base a varios preceptos: aparecen dos sociedades con el mismo domicilio social --Taller de Contabilidad y Maldonado 33 S.A.-- que mediante contratos celebrados en dos días consecutivos, una se compromete a avalar a Alperi, y la otra a garantizar el aval concedido.

Los fiscales desgranan que los avales y el pago se realizaron sin que constara actividad desarrollada entre las mercantiles y Alperi, por la que éste resultara deudor; además, estiman "significativo" que las mercantiles avalaran al exalcalde cuando declaró unos ingresos en 2007 de 113.250,89 euros.

Así, consideran de "dudosa credibilidad", porque "supera el ámbito de lo razonable", que dos mercantiles "no sean capaces de darse cuenta del riesgo que corren avalando a un deudor por un importe superior casi en diez veces a sus ingresos", y, "lo que es más", que no hayan reclamado la deuda tributaria hasta el inicio de las actuaciones inspectoras de la Agencia Tributaria. "Estamos en presencia de un caso insólito en el ámbito mercantil, más propio de las ONGs que de las sociedades con ánimo de lucro", señalan en su escrito.

Seguidamente, los fiscales recogen, tal y como puso de manifiesto la Agencia Tributaria, que en abril de 2008, se elevó a público un contrato privado de reconocimiento de deuda de Alperi a las sociedades y se protocolarizó un pagaré por ese importe. Posteriormente, el despacho de abogados del que era cliente el exalcalde denunció la desaparición del pagaré, tras el robo de su caja fuerte.

EL CATAMARÁN

Respecto a 2008, los fiscales ponen en duda la forma en la que Alperi adquirió una embarcación de recreo a vela, por importe de 852.945 euros, modelo catamarán. En concreto, estiman que éste utilizó una sociedad, la mercantil Andarx Business S.L., en la que una parte sustancial del precio de compra fue satisfecho por un tercero sin ánimo de liberalidad.

Sobre este asunto, en la denuncia queda patente que Andarx Business S.L., sociedad carente de patrimonio e inactiva hasta el año 2008, adquirió este catamarán y lo hizo constar como su único patrimonio social. En abril de 2005, 14 días más tarde, el socio, Antonio Solana, transmitió a Alperi el 50 por ciento de las participaciones sociales.

A juicio de los fiscales, la titularidad de esta embarcación y las aportaciones efectuadas para su adquisición son atribuibles "en exclusiva" a Alperi, extremo que "queda acreditado" en el ejercicio 2010, año en el que éste se convierte en el único propietario del catamarán mediante la adquisición de todas las participaciones, menos una, de la sociedad Andarx Business S.L.

Además, los fiscales consideran, tal y como se desprende del informe de la AEAT, que Alperi utilizó esta última sociedad para facturar ingresos de su actividad profesional privada, servicios realizados personalmente y que deberían declararse como ingresos de actividad económica a efectos del IRPF.

Por todos estos hechos, los fiscales piden que se llame a declarar, en calidad de imputados, a Alperi, Contreras, Moreno y Solana; que se solicite a la Agencia Tributaria las declaraciones de renta de Alperi en los ejercicios 2007, 2008 y 2010; que se pida a las Corts las declaraciones de sus bienes e intereses en estos años; además de los diferentes contratos entre las sociedades.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies