Aviso: Esta noticia tiene más de un año. Última actualización: 30/08/2012

Le acusa de haber dejado un déficit del 4%

AMP.- El Gobierno vasco defiende su solvencia financiera pese a la "herencia envenenada" del PNV

Cree "indecente" que PNV critique su gestión económica, cuando dejó un déficit del 4% y un "agujero" de 2.800 millones en la recaudación

   VITORIA, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El consejero de Economía del Gobierno vasco, Carlos Aguirre, ha defendido la solvencia financiera del Ejecutivo frente a las "mentiras" del PNV, a quien ha acusado de actuar de forma "indecente" por cuestionar el estado de las cuentas públicas, cuando en 2009 dejó una "herencia envenenada", con un déficit del cuatro por ciento y un "agujero" en la recaudación de 2.800 millones.

   Aguirre ha comparecido este jueves en Vitoria ante los medios de comunicación para tratar de demostrar la solvencia financiera del Gobierno ante el "ataque reiterado y contumaz" que el partido 'jeltzale' está llevando a cabo contra la gestión económica del gabinete de Patxi López.

   El responsable autonómico de Economía ha descartado que haya pensado en acudir a un rescate financiero, dado que Euskadi es una de las pocas comunidades autónomas que "sigue teniendo crédito" en el Estado español y en el extranjero.

   Además, ha asegurado que, en términos contables, uno de cada tres euros de la deuda del Gobierno autonómico es atribuible al Ejecutivo anterior, presidido por el 'jeltzale' Juan José Ibarretxe.

   Aguirre ha denunciado la "irresponsabilidad política" del partido presidido por Iñigo Urkullu por recurrir a "mentiras", como las advertencias sobre la "quiebra" del Gobierno -que Aguirre ha vuelto a desmentir-- para poner al Ejecutivo "a los pies de los caballos", algo que perjudica "al conjunto del PNV".

   El consejero ha recordado que en Euskadi los empleados públicos "siguen cobrando sin retrasos" y que los proveedores de la Administración cobran sus facturas en un plazo medio de 34 días. También ha calificado de "infamias" las críticas a la supuesta falta de transparencia del Ejecutivo en materia financiera.

   En esta línea, ha lamentado que haya quien esté lanzando "sospechas" sobre la salud de las cuentas de la Administración autonómica aludiendo a argumentos "de imposible demostración", como que "no saben que hay en los cajones".

"GASTO DESBOCADO"

    Aguirre ha asegurado que "guste o no, los desequilibrios contables provienen de la anterior legislatura", dado que el incremento del gasto público de los últimos años de gobierno de Ibarretxe, según ha indicado, se situó en torno a un diez por ciento anual. "Nos hemos visto obligados a cambiar una inercia de gasto desbocado", ha asegurado, para asegurar a continuación que esto se ha logrado "sin merma en los servicios y prestaciones" a los ciudadanos.

   Como prueba de ello, ha querido comparar en términos homogéneos -es decir, descontado el efecto de las nuevas transferencias o del Tren de Alta Velocidad-- el gasto entre 2009, el último año del Ejecutivo de Ibarretxe, y este año. El gasto aprobado por el Gobierno anterior para 2009, más lo que añadió posteriormente aquel mismo ejercicio, fue de 10.485 millones de euros. En 2012, está cifra es de 9.626 millones de euros.

   Aguirre ha asegurado que fue en 2008 cuando "se rompió el equilibrio presupuestario" del Gobierno autonómico, dado que ese año, el Ejecutivo "gastó 838 millones más de lo que ingresó". Todo ello, según ha explicado, en un momento en el que el gabinete de Ibarretxe mantenía que la crisis no afectaría a Euskadi "de manera significativa".

    El responsable autonómico de Economía ha criticado que "cuando la gente ya veía lo que nos caía encima y ya era obvio que la recaudación caía de forma dramática", la Administración autonómica aprobó para 2009 unos presupuestos "expansionistas". "En realidad, cuando llegamos en 2009 no nos encontramos con un Presupuesto, sino con un problema", ha asegurado.

   Aguirre ha calificado de "indecente" la actitud del partido 'jeltzale' por cuestionar la situación financiera y la solvencia del Gobierno vasco, tanto por recurrir a "mentiras" y "medias verdades", como por el hecho de que "gran parte de la responsabilidad" de lo que ahora ocurre es del anterior Ejecutivo, liderado por el partido 'jeltzale'.

"SE LE FUE DE LAS MANOS"

   A su juicio, el Gobierno de Ibarretxe, en sus dos últimos años, "se pasó de frenada", por lo que el Presupuesto "se le fue de las manos". De esa forma, el gabinete de Patxi López se encontró con "una herencia envenenada", en forma de presupuestos "desbocados" que crecían al diez por ciento anualmente, un déficit público "del cuatro por ciento" y un "agujero" en la recaudación de 2.800 millones de euros. Este panorama, tal y como ha señalado, es el que ha tenido que "corregir" el Ejecutivo actual, algo que, en su opinión, ha realizado "con bastante éxito".

   Tras calificar de "infamia" las advertencias del PNV sobre la supuesta "quiebra" del Ejecutivo, ha lamentado también los mensajes sobre la existencia de una deuda "disparada". Aguirre ha informado de que, a día de hoy, la deuda pública acumulada del Ejecutivo es de 5.543 millones de euros. De esa cifra, tal y como ha indicado, un tercio correspondería, en términos contables, a políticas del anterior Gobierno.

   La carga financiera de la Administración autonómica es de 364 millones de euros, lo que representa un 3,5 por ciento del presupuesto. Respecto a los próximos años, ha recordado que el Programa de Estabilidad establece que, en 2015, las comunidades autónomas deben hacer sus presupuestos sin déficit, por lo que no podrán emitir deuda nueva pero si refinanciar la existente.

   Además, ha destacado que el peso de la deuda actual respecto al presupuesto es inferior al que tenía en la crisis de 1993. Aguirre también ha insistido en que el PNV no votó en contra cuando el Parlamento debatió sobre la autorización de esta deuda. Por otra parte, ha asegurado que el endeudamiento del Ejecutivo respecto a su presupuesto operativo es "muy inferior" al de las diputaciones.

APLAZAMIENTOS A LAS DIPUTACIONES

   El consejero de Economía, que ha expresado su confianza en que el Gobierno logrará cumplir su objetivo de cerrar el año con un déficit del 1,5 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), ha destacado que el Ejecutivo ha concedido aplazamientos por valor de 572 millones de euros en las aportaciones que las diputaciones han de ingresarle, lo que demuestra que "nadie puede presumir de exceso de tesorería".

   Respecto a la caída de la recaudación registrada hasta finales de julio, ha asegurado que los 236 millones de euros menos que el Ejecutivo dejará de obtener en términos de aportaciones de las diputaciones -que son las encargadas de la recaudación-- no suponen un excesivo problema debido a que en el Plan de Reequilibrio Financiero del Gobierno se había previsto un ajuste superior, cifrado en 290 millones de euros.

REFORMA FISCAL

   En materia de gasto, ha informado de que, a fecha de 20 de agosto, de un presupuesto total de 10.449 millones de euros, hay gastos autorizados por valor de 9.413 millones de euros. Aguirre también ha asegurado que el proyecto de Presupuesto para 2013 ya estaba "medio hecho" y que "salía", por lo que ha negado que el hecho de que, finalmente, no tenga que elaborar las Cuentas del próximo año debido al adelanto de las elecciones al 21 de octubre, sea una "liberación".

   También se ha referido al anuncio del PNV sobre su intención de plantear una reforma del modelo fiscal en la próxima legislatura. "Ya era hora", ha afirmado, tras lamentar el "bloqueo" al que el partido 'jeltzale' y el PP han sometido en los últimos meses las propuestas del lehendakari en este sentido. Aguirre ha considerado que si el sistema tributario se hubiera modificado ya, el déficit actual "podría ser menor".

Cargando el vídeo....
 

 

© 2014 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de esta web sin su previo y expreso consentimiento.