(Amp) Maragall admite que la continuidad del tripartito "depende" de ERC y confía en su "madurez y coherencia"

Actualizado 02/02/2006 18:36:54 CET

Pide a Mas "sentido institucional" para que no use el Estatut para desgastar al tripartito

BARCELONA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, admitió hoy en el Parlament que la continuidad del Gobierno tripartito que preside "también depende" de ERC, pero señaló que la "estabilidad" del Ejecutivo requiere de "coherencia" y se manifestó convencido de que los republicanos acabarán apoyando el proyecto de Estatut como muestra de "madurez".

En la sesión de control en el Parlament en respuesta al líder de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, Maragall dio "toda la continuidad" al Gobierno tripartito pero insistió en recordar a ERC que "también depende de ustedes".

"Es mi apuesta, la de mi partido, la de ICV y espero que sea también la de ustedes, les creo", dijo y añadió que "la estabilidad requiere coherencia y, por tanto, sé que llegaremos juntos" a apoyar el proyecto de Estatut, aunque Carod insistió en señalar que "no le satisface" y que continuarán trabajando. "Estamos en condiciones de tener un muy buen Estatut con unidad y madurez", reiteró Maragall y añadió que "el Estatut necesita tanto a ERC como ERC necesita el nuevo Estatut".

El presidente también blindó a su gobierno de los ataques de CiU y reclamó a Artur Mas "sentido institucional para no mezclar en la pelea partidista y un patrimonio institucional de todos" como el Estatut. El líder nacionalista había cuestionado nuevamente el futuro del Ejecutivo catalán si ERC persistía en su negativa a apoyar el texto consensuado hasta el momento y apeló a la responsabilidad de Maragall porque "una crisis más no se puede aguantar".

Maragall reconoció que el pacto entre Mas y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, provocó "sorpresa e incomodidad" en el Gobierno tripartito y lamentó que el líder de CiU "no entienda" esta circunstancia. No obstante, destacó la importancia de que ERC se sume al pacto por su "trayectoria coherente" en Madrid en los últimos dos años de colaboración con el PSOE, a la que invitó a la federación nacionalista para la próxima legislatura.

El presidente recordó a Mas que el Estatut será posible "gracias a la tozudez de las izquierdas" y que el anterior Gobierno de CiU no quiso impulsar la reforma, por lo que pidió "tranquilidad" a Mas. El líder de CiU replicó a Maragall espetándole ante la Cámara que si "el nacionalismo mayoritario en Cataluña ha sido llamado por el partido que ocupa la centralidad en España para tomar una decisión no es problema nuestro" y reivindicó el papel de CiU desde la oposición.

En este sentido, insistió en reclamar a Maragall que asuma su "responsabilidad" de garantizar la "unidad y la cohesión" del Gobierno tripartito y citó las crisis del Carmel, la salida de Carod del Gobierno o las diferencias entre los socios ante el referéndum de la Constitución Europea para concluir que "una crisis más no se puede aguantar".

VIVIR DE LA ESPECULACIÓN.

La respuesta de Maragall fue clara para recordar a Mas que CiU perdió las elecciones en número de votos "y no fue capaz de formar gobierno", añadió que "no hicieron la ley electoral" por eso y salió en defensa de ERC al recordar que son, al igual que CiU, "políticamente imprescindibles" en la aprobación del Estatut. Aseguró entender el "interés de CiU de vivir políticamente en la especulación" sobre la continuidad del tripartito, pero le pidió que "no mezcle el Estatut" en una "batalla partidista".

Desde ICV, el portavoz parlamentario, Joan Boada, pidió una vez más que "por decisiones políticas y coyunturales no se degraden los pactos alcanzados hasta el momento" y reclamó "unidad, responsabilidad y madurez política", en referencia a ERC.

El presidente de la Generalitat proclamó una y otra vez durante la sesión de control que "tendremos un buen Estatut" y garantizó que "estará a años luz del actual" en "conceptos, dinero y competencias". Reconoció que la satisfacción por el acuerdo alcanzado "depende del juicio de intenciones inicial" pero aseguró que el resultado es "infinitamente" mejor que el punto de partida por "ambición y porque sabemos más y no nos equivocaremos tanto en la efectividad práctica de las leyes que aprobemos".

Para Maragall, el Estatut catalán "hará historia y todas las comunidades lo imitarán", aunque apuntó que "Cataluña no se realizará plenamente mientras España no cambie un poco y se reconozca tal y como es". En este sentido, destacó que el actual Gobierno central hace posible que tras "muchos años sin voluntad de entendernos", ahora se hable de "confianza y lealtad federal" entre los pueblos de España y sostuvo que la aceptación de la tramitación del Estatut o el retorno de los Archivos de Salamanca muestran la existencia de un nuevo escenario.