(Ampl.) La Audiencia Nacional condena a 13 años de cárcel a cinco de los salafistas conocidos como "comando Dixan"

Actualizado 09/02/2007 17:19:43 CET

Les absuelve del delito de tenencia de explosivos a pesar de que se dijo que podían fabricar "napalm casero".

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Sección Primera de lo Penal de la Audiencia Nacional condenó hoy a 13 años de cárcel y multa de 3.600 euros, por los delitos de pertenencia a organización terrorista y falsificación de documento público con finalidad terrorista a cinco de los argelinos detenidos en Cataluña en enero de 2003 conocidos popularmente como "comando Dixan", porque los primeros análisis de las sustancias incautadas las identificaron como detergente y luego el FBI dijo que podían servir para fabricar "napalm casero".

El sexto acusado, Mohamed Nebbar, ha sido absuelto de todos los delitos de los que se le acusaba, como se adelantó el pasado 5 de diciembre, cuando fue puesto en libertad por el tribunal tras terminar el juicio.

Los cinco condenados son Mohamed Amine Benaboura, alias "Zakarías" y "Bard Eddine Ferdji", Ali Kaouka, Souhil Kaouka (que ha estado en libertad durante prácticamente toda la instrucción del caso), Djamel Boudjelthia, alias "Larbi Ben Ahmed Allag", y Mohamed Tahraoui. Todos han sido absueltos de los delitos de terrorismo y tenencia de explosivos de los que también les acusaba el fiscal.

En cuanto al "napalm casero", el tribunal explica que el químico del FBI que declaró en el juicio hace constar que no se efectuaron análisis cuantitativos de los materiales intervenidos y que no estaban sujetos a manipulación especial o a control alguno. Agregó que no encontró mezclas ni poliestireno (necesario para el "napalm"), sino estireno, y que no había ningún componente que contuviese material inflamable.

En vista de ello, el tribunal concluye que el informe sobre el "napalm" "carece de los requisitos para ser tenido como prueba por un tribunal".

No obstante, les condena por pertenencia porque "la totalidad de los imputados, tenían en su poder elementos electrónicos manipulados, que, precisamente por dichas manipulaciones se infiere constituían elementos susceptibles de integrarse en artefactos explosivos".

"Tales elementos, de manipulación parcial, no concluida -agrega la resolución-, no son bastantes para integrar, en base a sólo ellos, el tipo de tenencia o fabricación de elementos de artefactos explosivos, sin perjuicio, al igual que acaecía con la difusa conspiración, de que se valora por este tribunal como indicio claro a considerar, en unión de los demás, para la consideración de grupo terrorista."

CORRIENTE SALAFISTA.

La sentencia considera probado que Tahraoui, Boudjeltia y Benaboura pertenecían al grupo guerrillero Forkane, que luchó contra el GIA y que se encuentra integrado en el Grupo de Partidarios de la Corriente Salafista. Los tres huyeron de Argelia entre 1998 y 1999 y se refugiaron en España, donde se reagruparon en una célula a la que se unieron, entre otras personas no juzgadas, los Kauoka, Ali, técnico de electrónica, y Souhil, diplomado en informática.

La célula estaba en estrecho contacto con otros grupos radicales islamistas de Francia, Alemania e Inglaterra. El objetivo era: difundir el ideario extremista islámico, la captación de seguidores entre la población musulmana en España y la creación de domicilios para utilizar como refugio de miembros y depósito de material electrónico, informático, bacteriológico o químico, preciso para perpetrar atentados. También facilitaban documentación falsa a las personas que lo necesitasen.

El 10 de agosto de 2002, Tahraoui adquirió dos emisoras de radio de largo alcance para detenidos en Francia por su integración en un grupo terrorista. Y a su disposición, pero en el domicilio de Larbi Belkebir, en Santa Coloma de Gramanet, se incautó material que podría servir para fabricar artefactos.

También se halló un fax en el que Benahmed pedía que se le facilitara un permiso de residencia y trabajo para regularizar su estancia en España. Tahraoui también tenía un listado con datos de argelinos de siete páginas, material para falsificar documentos y varios documentos falsos, al igual que en el domicilio de Boudjeltia.

CONEXIÓN CON TERRORISTAS EN FRANCIA.

Según la sentencia, en la casa de Tahraoui se refugió el presunto miembro de una célula terrorista islamista francesa Djoumakh Laurent Maurad en septiembre de 2001. Boudjeltia también alojó a otro, Merabet Nouredine, en diciembre de 2002, detenido cuando intentaba cruzar la frontera con Francia.

Como pruebas de la vinculación de la célula con grupos terroristas franceses el tribunal también ha tenido en cuenta que Alí Kaouka mantenía correspondencia con detenidos en dicho país y que en el domicilio de los Kaouka se intervino material electrónico y una radio portatil.

Además, el 17 de diciembre de 2002 Souhil Kaouka y "Zakarias" se desplazaron a 22 kilómetros de Bañolas para desprenderse de documentación perteneciente a detenidos en Francia un día antes.

Entre los objetos intervenidos a "Zakarias" figuraba un teléfono móvil manipulado, no utilizado como teléfono, porque no tenía tarjeta y que podía "servir como receptor de señal de un artefacto explosivo", de forma similar a los teléfonos utilizados en el 11-M, sostenía el fiscal en su acusación. También se les intervinieron cintas de vídeo de líderes de Al Qaeda.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies