El Comité Ejecutivo regional del PP C-LM elige por "unanimidad" a De Cospedal como presidenta de la formación

Actualizado 03/06/2006 17:16:30 CET

Afirma que "no puede existir 17 políticas de agua distintas"

TOLEDO, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Comité Ejecutivo del PP de Castilla-La Mancha eligió hoy por "unanimidad" a María Dolores de Cospedal como presidenta de la formación en una reunión extraordinaria en Toledo donde estuvieron presentes los responsables de la organización en Cuenca, Marina Moya; en Toledo, Natalia Tutor; en Guadalajara, Antonio Román; en Albacete, Fermín Cerdán y Ciudad Real, Rosa Romero.

En rueda de prensa, De Cospedal señaló que no tiene pensado hacer cambios "radicales" en la dirección del partido, porque --dijo-- que "es el momento de trabajar y no se pueden afrontar los procesos electorales con continuos cambios".

Asimismo, agradeció a todos los miembros del Comité la "dedicación y el esfuerzo que van a poner para alcanzar la Presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha".

Además, la también candidata del PP a la Junta alabó la "fantástica labor" que ha desarrollado el ex presidente del PP regional y actual alcalde de Toledo, José Manuel Molina, al mando del partido durante estos años y manifestó que su partido va a presentar un proyecto "ilusionante".

Por otra parte, De Cospedal puso de manifiesto su voluntad de "volver a Castilla-La Mancha" no "para afrontar un proceso electoral" sino para quedarse y "traer un cambio en la forma de entender la región". En este sentido, afirmó que Castilla-La Mancha necesita un cambio para que "sea una comunidad autónoma que cuenta en España y defienda sus intereses".

Por su parte, Molina recalcó el respaldo de todos los presidentes provinciales del partido a la nueva elección de María Dolores de Cospedal como presidenta y dijo que hoy la nueva candidata del PP "inicia una etapa fundamental para nosotros". Destacó que "Castilla-La Mancha necesita un cambio", apuntando que De Cospedal "viene a su tierra para quedarse en su tierra".

A preguntas de los medios, la nueva presidenta regional del PP explicó que la Junta directiva regional del partido será la encargada de ratificar su cargo, pero subrayó que al igual que Molina transmitió su carácter al partido "yo imprimiré mi carácter". También, expresó que el partido comienza una "etapa de ilusión" y que pedirán el voto a los ciudadanos pero sin "demagogia"·

ENTREVISTA CON BARREDA.

Preguntada sobre su intención de reunirse con el presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, José María Barreda, indicó que en el Día de la Región tuvo la oportunidad de saludarle pero "he dicho que cuando fuera formalmente presidenta del partido le pediré una entrevista a Barreda para exponerles temas que son importantes para la región y presentarme como presidenta".

Según De Cospedal "nunca hay tiempo suficiente para ganar unas elecciones", pero como "tenemos un año voy a hacer todo lo que este en mi mano", puntualizó. Al mismo tiempo que declaró que viajará todo lo que pueda y que se reunirá con todos los sectores económicos, sociales y agrarios, además de que intentará llegar a toda la gente.

Igualmente, advirtió que durante una semana o diez días compatibilizará su reciente designación como presidenta del PP de Castilla-La Mancha con su cargo en la Consejería de Infraestructuras y Transportes en la Comunidad de Madrid. Además, y preguntada por las descalificaciones del Partido Socialista, dijo que no va a dar importancia a las descalificaciones personales.

De Cospedal también se refirió a los acuerdos que firmó el saliente presidente del PP, José Manuel Molina, con el presidente de Castilla-La Mancha y resaltó que "he dicho que los voy a respetar". En cuanto al Pacto de Fuensalida dijo que se deben respetar las premisas de consenso de los dos partidos mayoritarios, que sea respetuoso con la Constitución y que beneficie a los ciudadanos y no a un partido.

POLÍTICA HIDRAÚLICA.

Según la candidata del PP a la Presidencia de Castilla-La Mancha las comunidades autónomas tienen que tener "voz y voto en los órganos decisorios del agua", puesto que --dijo-- "no puede existir 17 políticas de agua distintas".

En este contexto, expresó que "no podemos entrar en una lucha fraticida" y apostó por una política nacional del agua, de la que afirmó que "si ahora existiese no tendríamos problemas". En cuanto al Plan Hidrológico Nacional manifestó que cuando se derogó el Gobierno socialista dijo que se darían alternativas como la construcción de desaladoras, pero "apenas se han construido".

Finalmente, y preguntada por cómo debería ser su relación con la institución católica dijo que "debería ser una relación cordial, respetuosa, puesto que cada uno hace la función que tiene". Y --afirmó-- que ella "todo lo que tenga que hablar tanto con la Iglesia católica como con cualquier otra institución lo voy a hablar siempre" y "estoy dispuesta a escuchar todo lo que se tenga que pedir y yo ofrecer todo lo que pueda aportar", concluyó.