(Ampl.) Gobierno murciano interpondrá un recurso contencioso para que se cumpla el acuerdo de 2001 de Alta Velocidad

Actualizado 05/10/2007 16:51:26 CET

De Heras advierte que "si las obras que plantea Fomento se llegan a acometer, la Región no tendrá un AVE, sino un tren de la bruja"

MURCIA, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno murciano, Juan Antonio de Heras, anunció hoy que se interpondrá un recurso contencioso administrativo contra la aprobación del estudio informativo del proyecto Línea de Alta Velocidad prevista para enlazar Murcia, Castilla-La Mancha, C.Valenciana y Murcia, y requerir "la validez del acuerdo al que se llegó en 2001", en donde se contemplaba un tren de Alta Velocidad "capaz de circular a más de 300 km/h, con vía diferente para trenes de mercancías y cercanías".

En este sentido, De Heras advirtió que "se interpondrá de manera inmediata, dado que ya se están elaborando los documentos necesarios para ello", al tiempo que justificó esta actuación de acudir a los tribunales, porque "no hay posibilidad de diálogo al no querer una de las partes".

No obstante, dejó claro, en la rueda de prensa que ofreció para informar de los acuerdos del Consejo de Gobierno, que "no es la decisión que más nos hubiera gustado optar, pero se han agotado todas las vías posibles, no habiendo otro remedio".

Y es que, a su juicio, lo que se pretende con esta acción es que "la administración de Justicia haga valer aquellos compromisos que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero quiere romper de manera unilateral, castigando a la Región de Murcia".

Así, recordó que "en el año 2001, el Ministerio de Fomento, junto a las comunidades de Madrid, Valencia y Murcia llegaron a un acuerdo que comprometía las inversiones que Fomento iba a llevar a cabo en materia del tren de Alta Velocidad".

Al hilo de esto, apuntó que "en su momento, para el Gobierno de España y estas comunidades era un contrato, pero el actual Ejecutivo de Zapatero no atiende a muchos contratos ni a las leyes, ya que si es capaz de derogar por decreto una ley consensuada, es fácil que también pueda considerar que un acuerdo de esa naturaleza es papel mojado".

"Se establecía [en ese acuerdo] tanto el Corredor de Levante, que tenía que llegar a Murcia desde Valencia, y desde la Región prolongarse hacia Andalucía, además del eje de comunicación también en Alta Velocidad con Madrid a través de la línea Chinchilla-Cartagena", explicó De Heras, quien consideró que este tren que se configuraba por aquel entonces "comunicaba a la Región de manera acertada, contemplando los principales núcleos de población".

Sin embargo, lamentó que "esos compromisos que en su día el Gobierno de la nación, en aquel momento del PP, suscribía han sido manifiestamente incumplidos por parte del Ejecutivo actual de España, porque Zapatero los pretende romper de manera escandalosa".

UN CUELLO DE BOTELLA QUE HACE INVIABLE LA ALTA VELOCIDAD.

Expuso, de este modo, que el AVE entre Murcia y Alicante "pasa a ser un tren que ni siquiera tiene la categoría de altas prestaciones, porque entre Elche y Murcia existen tramos que incluso sólo tienen una única vía, en el mejor de los casos dos, entrelazados y que, por sus curvas pronunciadas, no permiten alcanzar velocidades más allá de los 200 km/h".

"Además de no serlo, incidió, se pretende que por la misma vía circulen los trenes de mercancías y de cercanías"; por lo que opinó que sería "un verdadero cuello de botella que hace inviable la Alta Velocidad y la rentabilidad del trazado".

Igualmente, reprobó que "el eje ferroviario por el Levante esté bien diseñado en Alta Velocidad hasta Elche y desde Elche hacia Almería, en el tramo comprendido en la Región, pasa a ser algo muy distinto de lo que el propio Ministerio de Fomento se había comprometido que fuera".

Consideró, entonces, que "no hay razones, salvo políticas para justificar el por qué de este cambio de criterio, ni ninguna explicación posible para argumentar que esa puede ser una solución para el problema ferroviario de la Región, dado que Murcia también es el punto donde se interrumpe la comunicación ferroviaria del Arco Mediterráneo".

En esta línea, recalcó que "ahora mismo no está planteado un AVE con la Región, sino una serie de problemas ferroviarios", porque, incidió, "el AVE significa tener vías especiales para este tipo de ferrocarril, y lo que quiere ahora Fomento no es eso".

Al respecto, el portavoz del Ejecutivo murciano advirtió que "si las obras que plantea el Ministerio se llegan a acometer, la Región no tendrá un AVE, sino un tren de la bruja".

"Estamos en el siglo XXI, con velocidades de desplazamiento parecidas a un coche por carretera", expresó De Heras, quien ironizó argumentando que "desde luego, el maquinista no iba a perder el carné por puntos, ya que no excedería ningún límite de velocidad".

Es por ello por lo que puso de manifiesto que "tras negociaciones, conversaciones y primeros recursos vía administrativa de la Comunidad para defender no sólo nuestros intereses, sino la validez de los acuerdos de 2001, y agotada cualquier posibilidad de solucionar estos problemas, el Consejo de Gobierno autorizó, en su sesión de hoy, la interposición de este recurso".

Con el recurso contencioso-administrativo, el Gobierno regional solicitará también la suspensión cautelar de las actuaciones que se desarrollen tras la aprobación del estudio informativo.

Esta cuestión se contempla con la finalidad de evitar las perjudiciales consecuencias sociales y económicas que para la Región de Murcia supondría el incumplimiento del acuerdo firmado con el Ministerio para procurar el acceso en alta velocidad a las cuatro comunidades mediante una línea AVE de 300/350 kilómetros por hora y tráfico exclusivo de viajeros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies