(Ampliación) Zapatero ve a Rajoy "tan a la derecha" que es "incapaz de gobernar la pluralidad" de España

Actualizado 03/02/2008 17:01:08 CET

Afirma, preguntado por la actitud de la Iglesia, que el "poder lo tienen los ciudadanos en democracia y no los poderosos".

GRANADA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSOE y candidato a la reelección como presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, advirtió hoy de que el líder del PP y candidato a la Presidencia del Ejecutivo nacional, Mariano Rajoy, está "tan a la derecha" que es "incapaz de gobernar la pluralidad de esta España tan diversa".

En el acto de clausura de la Conferencia Política que el PSOE-A ha celebrado este fin de semana en Granada para aprobar el programa electoral de cara a las elecciones andaluzas del 9 de marzo, Rodríguez Zapatero dijo que cada día que pasaba, el PP se iba "más a la derecha, y ahora, cuando ha llegado el momento de la verdad, de comparecer ante el pueblo y de presentar un proyecto, aparece clarividente para la mayoría de los ciudadanos que cuando uno se va tan para la derecha, no puede gobernar la pluralidad ni en su propio partido, y por eso han dejado fuera a Gallardón".

Ante este razonamiento, el secretario general del PSOE señaló que ante esta situación cabe preguntarse: "¿Si no puede garantizar Rajoy la pluralidad en su partido y tiene que excluir a unos u otros, cómo va a garantizar la pluralidad de esta España diversa, donde hay sentimientos tan diferentes y formas de pensar plurales como corresponde a una España democrática?".

De esta forma, resaltó que lo "preocupante" es que en algunas materias, el PP se ha ido "más a la derecha siguiendo posiciones radicales, posiciones que nos quieren retrotraer a tiempos de silencio, de oscurantismo, de dominación".

En este punto, hizo referencia a lo sucedido con el ex consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Manuel Lamela, que denunció el 'caso Leganés', ya que "merece un comentario, pues me siento muy preocupado de ver cómo se articulaba una auténtica cacería de médicos por hacer su trabajo para salvar vidas o para hacer que se pueda llegar al último momento de la vida con dignidad y sin dolor".

"Me preocupa el apoyo de cierto sectores de los medios cercanos al PP, que durante meses han estado haciendo una auténtica representación indigna de lo que pasaba en ese hospital, me preocupa que la denuncia, la acusación falsa, métodos que no caben en un sistema democrático sirvan para imponer una moral y una visión extremista y minoritaria", apuntó Rodríguez Zapatero, que advirtió de que "las normas de comportamiento de una sociedad democrática son las normas que acordamos los ciudadanos y no las que pretenden imponer por esos métodos una minoría radical", que, "desde luego, no lo va a conseguir".

En este sentido, se refirió al debate abierto sobre la interrupción voluntaria del embarazo, tema en el que "se han dedicado a realizar un juicio general, poniendo en cuestión la intimidad de las mujeres". "Los que han montado esta campaña no están pidiendo que se respete la Ley, sino que se derogue la Ley", apuntó el líder del PSOE, que aseguró que, "como presidente del gobierno y ciudadano, me rebelo contra aquellos que son capaces de utilizar cualquier método de profesionales o mujeres para imponer su moral sin reparar en el daño, la inseguridad y el tiempo de silencio y arbitrariedad que quieren salvar determinados sectores".

Así, resaltó que una minoría pretende "imponer una moral minoritaria y extremista, que impedía y perseguía a quienes querían y quieren poner la ciencia al servicio de las posibilidades de mejorar la vida y la salud de las personas", ante lo que aseguró que España "va a seguir a la cabeza de la investigación biomédica y de células madre aunque la derecha intente poner obstáculos", porque el "tiempo del oscurantismo y el silencio ya pasó para siempre en nuestro país".

Rodríguez Zapatero señaló que "cada vez que hacemos más libres y con más derechos a todos y cada uno de los ciudadanos, estamos haciendo un país más libre y más auténtico para todos", por lo que dijo que el próximo 9 de marzo, en las elecciones generales, "está en juego una manera de entender la vida, la convivencia, el respeto a los derechos y libertades individuales", y por ello, el PP "se va a llevar una sorpresa, ya que la respuesta de la ciudadanía española será ejemplar porque habrá una participación masiva y porque va a ser contundente qué valores de convivencia y principios democráticos quieren que estén presente en la España del Siglo XXI".

Aprovechó para recordar la participación de España en la Guerra de Irak, advirtiendo de el PP se ha ido "tan a la derecha, que deben ser los únicos que todavía no han dicho el monumental error llamado 'Guerra de Irak', siguen empecinados en el error, ya que cuando se ponen tan a la derecha, pierden la capacidad de ver lo que la sociedad siente, quiere y necesita".

"MÁXIMO INTERÉS" EN DEBATIR SOBRE ECONOMÍA.

Además, el candidato a la reelección como presidente del Gobierno aseguró que tanto el Ejecutivo como el PSOE tienen "máximo interés" en tener un debate sobre la economía de estos cuatro años de hoy y de mañana, para ver "qué apuesta representamos cada uno". En este punto, apuntó que él tiene confianza en el futuro de este país, porque "hemos creado tres millones de empleos, porque contamos con una economía más fuerte, porque tenemos ahorros, porque vamos a invertir más en infraestructura y porque tenemos empresarios y trabajadores".

En este punto, señaló entre las prioridades del PSOE "subir el salario mínimo interprofesional a 800 euros en esta legislatura", algo a lo que "ha opuesto" Rajoy. "Quisiera saber qué piensa Manuel Pizarro de subir subir el salario mínimo, para conocer la opinión de los que representan un salario máximo", ironizó Rodríguez Zapatero, que apuntó que otro objetivo es "incrementar las pensiones mínimas, en 850 euros para los pensionistas con conyugues a cargo y 700 a los que vivan solas".

Por otro lado, el líder del PSOE no incluyó en su discurso el pronunciamiento de los obispos. Sin embargo, durante un momento de su intervención, desde las gradas del Palacio de Congresos de Granada le advirtieron de este hecho, ante lo que indicó que "el máximo poder lo tienen los ciudadanos en democracia y no los poderosos".

Asimismo, Rodríguez Zapatero aprovechó su intervención para resaltar que en estos cuatro años "he puesto todo mi esfuerzo y energía en cumplir los compromisos y hacer honor a la palabra dada". De esta forma, hizo referencia a cada una de las medidas puestas en marcha.

"Hemos cumplido los compromisos, y la gran mayoría ha marcado un rumbo que da sentido al país de avance social y ampliación de derechos de una democracia más fuerte, de una España más fuerte, pues cuanto más derechos individuales más fuertes", dijo Rodríguez Zapatero, que subrayó que "hemos hecho una política social que corresponde con los valores y principios que sienten la mayoría de los ciudadanos".

Por último, el líder del PSOE y candidato a la reelección como presidente del Gobierno adquirió el compromiso de poner a España en el "liderazgo en ayuda a la cooperación en el desarrollo", a lo que destinará el 0,7 del Producto Interior Bruto (PIB).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies