La AN condena a 15 años de prisión al etarra Olarra Guridi por el asesinato frustrado de un militar en 2000

Actualizado 20/04/2007 19:04:40 CET

MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Nacional ha condenado a 15 años de prisión al ex jefe militar de ETA Juan Antonio Olarra Guridi por facilitar informaciones sobre el subteniente del Ejército Fidel Albalat para que la organización terrorista atentara contra él, mediante la colocación en octubre de 2000 de un artefacto explosivo bajo el asiento de su vehículo. Se trata de la primera pena impuesta al etarra en España tras ser extraditado el 17 de julio de 2006 por las autoridades francesas.

La sentencia, hecha pública hoy, considera probado que el que fuera dirigente de la organización terrorista se entrevistó en París, entre mediados de 1998 y principios de 1999, con los miembros liberados (no fichados) Jon Igor Solana y Harriet Iragi, a quienes le propuso integrarse en el talde "Erraia" para actuar bajo sus órdenes en Andalucía en tres campañas, desde julio de 1999 hasta mediados de octubre de 2000.

En agosto o primeros de septiembre de 2000, Olarra Guridi, que integró los comandos "Madrid", "Levante" y "Donosti" de ETA, les proporcionó en una reunión en Francia información sobre el subteniente del Ejército Albalat, quien vivía en Sevilla.

El 4 de octubre de 2000, los dos terroristas colocaron un artefacto explosivo bajo el asiento del conductor del vehículo del subteniente. El día 9, Albalat observó un paquete sospechoso bajo el asiento y avisó a la Policía, por lo que el artefacto pudo ser desactivado.

La Sección Segunda de lo Penal, compuesta por su presidente Ángel Hurtado y los magistrados Julio de Diego López y Flor Sánchez Martínez, le condena como autor de un delito de homicidio terrorista en grado de tentativa, habida cuenta de "la muerte intentada" del subteniente del Ejército mediante la colocación del artefacto explosivo bajo el asiento del vehículo del militar.

DECLARACIONES INCRIMINATORIAS

El tribunal subraya en su resolución que el atentado frustrado del subteniente del Ejército pretendía "la muerte alevosa ejecutada con un medio idóneo y proditario, con dolo directo, realizado mediante un ataque traicionero, de forma inesperado", lo que excluye "todo riesgo" que para el autor representante la defensa por parte de la víctima.

En primer término, la Sala valora para condenar al ex jefe militar de la banda terrorista, que se negó a declarar en el juicio, las declaraciones policiales incriminatorias prestadas por Solana, las que no fueron desmentidas durante la vista oral.

En ellas, el etarra reconoció que Olarra Guridi le propuso formar parte del comando "Andalucía" de ETA para operar entre finales y principios de septiembre, así como su participación en el atentado fallido, junto con Iragi

La colocación del artefacto explosivo queda acreditado, según la sentencia, por el testimonio durante la instrucción del propio Albalat, así como un funcionario del Cuerpo Nacional de Policía que acudió al lugar de los hechos tras recibir un aviso, comprobando cómo la puerta del copiloto había sido forzada y cómo debajo de su asiento había un artefacto de aproximadamente un kilogramo de dinamita.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies