El ex letrado afirma que volvería a firmar la ampliación de la nave agrícola con mismo expediente e informe

Actualizado 05/05/2008 17:18:58 CET

PALMA DE MALLORCA, 5 May. (EUROPA PRESS) -

El ex letrado del Ayuntamiento de Andratx, Ignacio Mir, afirmó hoy que volvería a firmar la ampliación de la nave agrícola del ex alcalde de Andratx, Eugenio Hidalgo, con el mismo expediente y el mismo informe realizado por el entonces jefe del área de Urbanismo del Consistorio, Jaume Massot, ya que según señaló, el informe jurídico que firmó venía avalado por la existencia de una edificación en el lugar "que no era de nueva planta ni estaba en estado ruinoso".

Mir descartó que no se hubiese pedido informes a la Conselleria de Agricultura y Pesca relativos a la licencia de ampliación para la nave agrícola del ex alcalde con la intención de ocultar que se estaba construyendo una vivienda, sino porque en algunas peticiones de ampliación de este tipo de construcciones "no se solicitaban permisos a la Conselleria de Agricultura" y en concreto en este caso tampoco, porque el informe realizado por Massot no contemplaba cambio de usos de la construcción.

Sobre la forma de trabajar en el Ayuntamiento, Mir indicó que se repartía los turnos de trabajo con el otro abogado del Consistorio acudiendo al mismo un par de días a la semana y manifestó que a la hora de firmar los informes jurídicos con Massot, hablaban antes y debatían los aspectos sobre los que no estuvieran de acuerdo, antes de firmar informes que pudieran resultar contradictorios.

Así, durante el interrogatorio del fiscal y los letrados, Mir señaló que su relación con el ex alcalde de Andratx, Eugenio Hidalgo, era "casi nula" porque habían "chocado" un par de veces con anterioridad y "no había mucha relación" entre ellos, subrayando desconocer si el ex primer edil se dedicaba a la agricultura en sus ratos libres. "Para dar licencia de ampliación de almacén agrícola no hace falta ser agricultor" señaló.

Asimismo, negó haber participado junto al ex alcalde, Eugenio Hidalgo, el ex celador, Jaume Gibert, y la ex arquitecta municipal, Isabel Seguí, en negocios de concesión de licencias y de compraventa de terrenos en el término municipal, a pesar de que, según el fiscal Pedro Horrach, los otros tres implicados en estas acciones han declarado lo contrario.

El Ministerio Fiscal solicita un año de prisión para el letrado municipal por un delito de prevaricación urbanística, así como la inhabilitación especial para cargo público por un periodo de diez años. El juicio ha quedado suspendido hasta las 16.30 horas cuando está previsto que declaren el ex celador, Jaume Gibert y el ex jefe de Urbanismo y ex director general de Ordenación del Territorio, Jaume Massot.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies