Anticorrupción admite rebajar de 600.000 a 450.000 euros la fianza impuesta por Alaya al dueño de Uniter

Actualizado 18/07/2013 16:34:43 CET

SEVILLA, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía Anticorrupción ha admitido rebajar de 600.000 a 450.000 euros la fianza impuesta por la juez que investiga los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares al dueño de Uniter, José González Mata, que el pasado día 18 de junio ingresó en prisión por orden de la magistrada, según han informado a Europa Press fuentes del caso.

Hay que recordar que el abogado de González Mata elevó un escrito a la juez Mercedes Alaya en el que solicitaba que redujera "drásticamente" la fianza impuesta "a los efectos de poder acudir al auxilio de terceras personas", dada la "insolvencia" de su defendido y la "carencia de medios de fortuna disponibles".

En el escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, el letrado del propietario de Uniter solicitó a la instructora una reducción del importe de la fianza hasta una cantidad "que sea asequible a las posibilidades reales derivadas de su situación económica" y la sustitución de la cantidad en metálico que se determine por la presentación de un aval bancario solidario.

Pues bien, la Fiscalía Anticorrupción ha presentado un escrito en el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla en el que acepta reducir la fianza de 600.000 euros impuesta a González Mata hasta la cantidad de 450.000 euros.

En el escrito, el abogado de González Mata asevera que la fianza impuesta "es de imposible consecución" y ello "hace del todo ilusoria su puesta en libertad", señalando que en la actualidad ni el imputado ni las sociedades Cureña y Uniter "disponen de liquidez alguna ni posibilidades reales" de obtener los referidos 600.000 euros, ya que, en primer lugar, "la orden judicial de bloqueos de cuentas, así como el embargo decretado, implican la indisponibilidad de cantidad alguna".

A ello se suma, en segundo lugar, que la situación de González Mata y de las sociedades implicadas "ha sido en todo momento deficitaria y siempre amparada en créditos bancarios y de terceros", una situación "de déficit financiero derivada directamente de los atrasos generalizados y continuos en la percepción de las comisiones que debían pagar las aseguradoras conforme a unos calendarios iniciales".

"AUXILIO DE TERCERAS PERSONAS"

El abogado añade que "la disponibilidad económica" de su patrocinado, "caso de alzarse los embargos y bloqueos, sería en todo caso de escasa cuantía, toda vez que en la actualidad los únicos saldos de cierta relevancia económica son las cuatro imposiciones a plazo fijo en Banif, pero al estar pignoradas en garantía de préstamos, resulta de todo imposible su disponibilidad", punto en el que asevera que "no responde a la realidad" la afirmación de la juez en relación a la existencia de casi tres millones entre productos de pasivo e imposiciones a plazo.

Seguidamente, el letrado de González Mata pasa a referirse a los medios de fortuna materializados en inmuebles de Cureña y, tras recordar la orden judicial de embargo decretada por la juez, explica que la crisis económica actual "conlleva una bajada generalizada de los precios de los inmuebles, lo que hace casi imposible la posibilidad de poder venderlos por un precio que supere las hipotecas que los gravan".

"Una vez puesta de manifiesto la insolvencia" de González Mata "y la carencia de medios de fortuna disponibles, tanto a nivel personal como societario, la única posibilidad de poder alcanzar la fianza es la de reducir drásticamente su importe a los efectos de poder acudir al auxilio de terceras personas, fundamentalmente familiares, que comprometan su solvencia personal en la convicción de que el imputado va a cumplir con sus obligaciones procesales", alega el abogado.

SU ESPOSA SUFRE UNA GRAVE ENFERMEDAD

No obstante lo anterior, destaca "la dificultad de la obtención de importes en metálico, ya que el círculo familiar de González Mata no dispone de liquidez para reunir" los 600.000 euros de fianza, recordando que "dos de sus hijos han venido trabajando para el negocio familiar y sus propios ingresos les han sido cercenados por las medidas adoptadas en el procedimiento", a lo que se suma que "su esposa sufre una enfermedad grave cuyo tratamiento ha comprometido su liquidez".

Además, prosigue el abogado, la tercera de las hijas del dueño de Uniter se halla en paro, mientras que "carece de otros allegados que puedan facilitarle la suma exigida". Asimismo, "dada la iliquidez y restricción que existe en el mercado, ninguno de los citados puede acceder al crédito bancario", pone de manifiesto en su escrito.

De otro lado, hay que recordar que la Fiscalía Anticorrupción se ha opuesto al recurso presentado ante la Audiencia Provincial en el que el imputado solicita su puesta en libertad sin fianza.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies