El aparato de extorsión se reúne mensualmente para analizar la marcha de los chantajes, según la Policía francesa

Actualizado 19/05/2008 20:47:32 CET

El aparato de extorsión se reúne mensualmente para analizar la marcha de los chantajes, según la Policía francesa

   PARIS, 20 May. (EUROPA PRESS) -

   La presencia de numerosos activistas de la banda terrorista ETA en Francia provoca que buena parte de los ingresos de la organización procedentes del impuesto revolucionario transite por territorio francés, donde se han producido también algunos casos de extorsión, como el sufrido por el futbolista Bixente Lizarazu en el año 2000.

   Además, el aparato de extorsión de ETA (Gezi) mantiene reuniones mensuales para analizar las tareas que están en marcha y las labores pendientes, lo que supone una especie de 'diario de a bordo' del aparato financiero, según detalló hoy el policía de la subdirección antiterrorista francesa (DNAT) Sébastian Brueil.

   Brueil compareció ayer en calidad de testigo en la primera sesión del juicio contra dos presuntos miembros del aparato de extorsión de la banda terrorista, Aitor Cortázar García y Zígor Merodio Larraona, que se celebra en el Tribunal especial de lo Criminal de París. Durante su declaración ante los magistrados, relató que a principios de 2001 la banda intensificó la extorsión y multiplicó los correos destinados a sus víctimas, llegando a contabilizarse el envío de 144 cartas.

   No obstante, el número de misivas varía de año en año. Así, en 2003, y en tan sólo tres meses, se remitieron un total de 256 cartas (64 en septiembre, 69 en octubre y 123 en noviembre). En marzo de ese año se celebró una asamblea de los integrantes de Gezi.

FICHERO DE ETARRAS 'CORRUPTOS'.

   Brueil explicó que la base de datos de la extorsión tiene tres listas. La primera es un fichero alfanumérico en clave sobre el extorsionado, con datos como el número de cartas que ha recibido, provincia en la que reside y otros indicadores. Un segundo recoge las extorsiones derivadas del secuestro 'express', y un tercero, los delatores y los 'corruptos', es decir, miembros del denominado Movimiento Nacional de Liberación Vasco (MLNV) que sacan un beneficio personal del dinero de ETA.

   El policía francés detalló también que la memoria externa (USB) encontrada entre la documentación intervenida tras la detención en 2004 de Soledad Iparraguirre, 'Anboto', entonces responsable de la Tesorería de la banda, permite conocer el presupuesto que manejó la organización terrorista desde 2001 hasta 2004.

   En 2001 era de 1,7 millones de euros; un año después el presupuesto se rebajó a 1,6 millones mientras que entre marzo y noviembre de 2003 era de 1,04 millones. Finalmente, en nueve meses de 2004 (excluyendo los meses de marzo, noviembre y diciembre) los fondos disponibles eran de 637.000 euros y los gastos en el mismo periodo de 850.000, lo que revela un déficit de 213.000 euros.

'COLABORACIONISTAS'

   Por otra parte, los acusados negaron legitimidad al Tribunal francés que les juzga, como es costumbre en el caso de los miembros de ETA, y llegaron a comparar a los magistrados con los "jueces colaboracionistas en la época nazi", en palabras de Zigor Merodio que también replicó las acusaciones de extorsión que pesan sobre él y su compañero de banquillo.

   "Nosotros somos obreros. Obreros partimos a la lucha y como obreros volveremos a casa. Nosotros, como organización, no buscamos el enriquecimiento. Luchamos por unas ideas que se concreten en la construcción de una sociedad libre en la que todos seamos iguales sin la explotación de ninguna clase de oligarquía", dijo.

   Detenido en Burdeos en junio de 2006, Merodio está acusado entre otros cargos de asociación de malhechores con fines terroristas, tenencia ilícita de armas y robo de vehículos. Cortázar debe responder igualmente del intento de homicidio de tres policías municipales franceses en abril de 2004 en las afueras de Burdeos a quienes disparó cuando intentaba escapar de un control.