El apoderado de Aizoon: "Mi función era dar datos al Duque para que pudiera lucirse en sus reuniones"

Actualizado 15/07/2013 15:42:22 CET

PALMA DE MALLORCA, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

Mario Sorribas, quien fuera apoderado y hombre de confianza de Iñaki Urdangarin, defendió en su última declaración ante el juez José Castro que, durante su gestión al frente de Aizoon -propiedad al 50 por ciento de la Infanta Cristina y de su marido-, facilitaba al Duque de Palma "todo tipo de cuestiones que a él le pudieran interesar" para que pudiera "lucirse" en los consejos de administración de empresas a las que supuestamente asesoraba, pese a que los investigadores apuntan a que esta labor fue ficticia.

Durante la declaración que prestó como imputado el pasado mes de junio, a cuya transcripción ha tenido acceso Europa Press, Sorribas explicó que fue nombrado apoderado de la sociedad de los Duques después de que éstos le anunciaran que se iban a marchar a Estados Unidos, por lo que "necesitaban a una persona que fuera un mandatario que pudiera ir a firmar papeles de contribuciones en el Ayuntamiento o en el banco, o cualquier cuestión de tipo menor". Todo ello para que, explicó, "estos señores no tuvieran que venir cada vez desde Estados Unidos a arreglar temas".

Al ser preguntado por el fiscal anticorrupción Pedro Horrach sobre si entre sus funciones se encontraba la de controlar los ingresos periódicos que percibía Urdangarin de las mercantiles donde estaba como consejero asesor, Sorribas negó al respecto, si bien precisó que en algunas ocasiones el Duque le comentó que participaba en Consejos de empresas y le solicitaba informaciones acerca de los asuntos que debía abordar en sus reuniones.

"Mi trabajo era de documentalista hasta cierto punto, facilitarle a él todo tipo de cuestiones que le pudieran interesar y con las cuales él pudiera, digamos, no sé si lucirse sería la palabra, pero poder aportar algún tipo de dato en sus reuniones", abundó el encausado, recordando cómo tuvo que documentar una serie de prácticas en relación con la responsabilidad social corporativa de las empresas de comunicaciones y entregarle un informe para que Urdangarin pudiera exponer esos datos en Telefónica.

Sin embargo, frente a las argumentaciones ofrecidas por Sorribas, la Fiscalía sostiene que Urdangarin "interpuso" Aizoon para poder facturar "ciertos servicios de carácter personalísimo", como el servicio doméstico, que nada tenían que ver con la actividad de la inmobiliaria, todo ello con el objetivo de reducir su propia tributación en la declaración del IRPF.

De hecho, la Agencia Tributaria señala cómo durante 2007 y 2008, ejercicios en los que Urdangarin habría defraudado a Hacienda al menos 240.000 euros, utilizó Aizoon como "pantalla" para tributar gastos como los de su propio servicio doméstico o los de su asistenta personal, con el objetivo de beneficiarse de un tipo impositivo inferior, el aplicado a las sociedades.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies