Aprobadas las reformas en la Guardia Civil con el voto en contra del PP y el apoyo crítico de los grupos minoritarios

 

Aprobadas las reformas en la Guardia Civil con el voto en contra del PP y el apoyo crítico de los grupos minoritarios

Actualizado 04/10/2007 16:39:18 CET

IU cree incoherente que el Gobierno apruebe mejoras y al tiempo sancione a los guardias que se manifestaron por sus "derechos"

MADRID, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Congreso de los Diputados dejó hoy listas para su remisión al Boletín Oficial del Estado las dos leyes que reforman el régimen disciplinario de la Guardia Civil y reconocen el asociacionismo en su seno. En contra de los textos votó el Partido Popular mientras que los grupos minoritarios dieron su apoyo a las reformas con muchos matices, al considerar unos que los textos se quedan cortos en el reconocimiento de los derechos a los agentes y pidiendo otros la desmilitarización del instituto armado.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, decidió no subir al estrado del hemiciclo y desde su banco realizó una breve intervención en la que recordó que la aprobación de las reformas supone el cumplimiento de un compromiso electoral de su partido. A continuación, achacó las críticas de algunos grupos y el voto en contra del PP a la "coyuntura electoral".

Por parte del PP, la diputada Alicia Sánchez Camacho explicó el voto contrario de su partido a ambas leyes orgánicas. En cuanto a la que regula los derechos y deberes de los guardias civiles, Sánchez Camacho dijo que el derecho de asociación que recoje en el texto "se confunde" con el de sindicación, algo incompatible con el carácter militar de la institución que el PP defiende a ultranza. También destacó "el gran número de enmiendas" que su partido ha logrado introducir en la ley y la "mejora" que para ésta suponen.

La principal novedad de la reforma disciplinaria está en la supresión de la pena de arresto como consecuencia de las faltas cometidas por los guardias. Según el nuevo texto, el Cógigo Penal Militar sólo se aplicará a los agentes cuando realicen misiones en conflictos internacionales, estén integrados en unidades militares o en situaciones de excepción o guerra. El PP reclamaba para faltas graves como ultrajes a la bandera o agresiones a superiores la aplicación de la legislación militar a los guardias, aunque estuviesen desarrollando labores policiales.

Por ICV tomó la palabra Isaura Navarro, quien afirmó: "Hoy la Constitución entra en los cuarteles, aunque de lado porque el sindicalismo se quedó en la puerta". La diputada celebró que con estas leyes la Benemérita deje de ser "un apéndice de las Fuerzas Armadas" y se acabe también con los tiempos de "los privilegios y prebendas de unos pocos que se sustentan en la nostalgia".

Navarro aplaudió el "coraje" de los guardias civiles que han luchado por la aprobación de las leyes, manifestándose incluso de uniforme a pesar de estar prohibido. La diputada de ICV tachó de "triste" que el Gobierno apruebe estas reformas y sancione al mismo tiempo a los guardias civiles --para dos de ellos hay propuesta de expulsión del Cuerpo-- que se manifestaron exigiendo el cumplimiento de la promesa electoral de aprobación de las leyes en esta legislatura.

EL SUP ADVIERTE AL GOBIERNO CONTRA LAS SANCIONES.

En una cuestión coincidieron PP e ICV: si no hubiera habido manifestación de uniforme, el Gobierno no habría acelerado las reformas y habría incumplido su programa. El sindicato mayoritario en la Policía por número de afiliados, SUP, emitió esta misma mañana una nota de prensa celebrando las reformas y pidiendo al Gobierno "generosidad" en la aplicación de las sanciones a los manifestantes. De lo contrario, apoyarían nuevas movilizaciones de los guardias.

Por su parte, Francisco Rodríguez, del BNG, pidió la restitución de los guardias civiles expulsados en el pasado por reivindicar sus derechos, mientras que Luis Mardones, de Coalición Canaria, rechazó la rebaja de condenas que introdujeron las enmiendas en el Senado.

Emilio Olabarria, del PNV, también criticó las sanciones a los guardias que se manifestaron en la Plaza Mayor de Madrid y advirtió de que su partido seguirá trabajando porque la Guardia Civil se convierta en un Cuerpo civil. Y se dirigió a Rubalcaba: "Atienda, porque antes o después se alcanzará". Además, ERC no sólo criticó las sanciones sino que su diputado Agustín Cerdá se alegró de que se celebrasen las protestas.

De otro lado, Josep Maldonado, diputado de CiU, se mostró "muy dolido" con el PSOE, que retiró en el Congreso su apoyo a una enmienda de su formación en el Senado, simplemente, dijo, porque el PP la había respaldado. Confesó que su grupo se había planteado votar en contra de las leyes o abstenerse, pero finalmente les dio su apoyo a pesar de lo que calificó como "castigo" impropio de un partido "de izquierdas, progresista y democrático". Asimismo, dijo que no es la Ley "ideal" porque la Guardia Civil debería ser desmilitarizada.

En la tribuna de invitados se encontraban varios representantes de las asociaciones de la Guardia Civil, incluido Joan Miquel Perpinyá, el secretario general de AUGC para el que el instructor militar de su expediente pide la expulsión del Cuerpo. Será el director general de Policía y Guardia Civil, Joan Mesquida, el que decida finalmente la sanción. Ningún representante de la Guardia Civil acudió a la Cámara Baja.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies