Aralar enmendará a la totalidad los Presupuestos del Gobierno vasco porque son "ilegales"

Actualizado 25/11/2009 14:31:23 CET

Asegura que contemplan "retrocesos" en derechos humanos y en la defensa de las "señas de identidad" de Euskadi

VITORIA, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

Aralar registrará hoy en el Parlamento vasco una enmienda a la totalidad al proyecto de Presupuestos del Gobierno autonómico para 2010, al considerar que se trata de unas Cuentas "ilegales" porque financian gasto corriente a través de deuda. Además, denunció que el proyecto contempla "retrocesos" en materia de derechos humanos y en la defensa de las "señas de identidad" de Euskadi.

La portavoz de Aralar en el Legislativo vasco, Aintzane Ezenarro, denunció hoy en una rueda de prensa que el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Aguirre, "ni siquiera se ha puesto en contacto" con su grupo para hablar del proyecto presupuestario, por lo que consideró que el Ejecutivo "no guarda ni las formas" a pesar de que se presentó como "un gobierno para todos".

Ezenarro aseguró que el proyecto "incumple el marco estatutario y la legalidad en materia presupuestaria". La parlamentaria de Aralar recordó que el artículo 45 del Estatuto de Autonomía establece en su primera apartado que "la Comunidad Autónoma del País Vasco podrá emitir deuda pública para financiar gastos de inversión".

Según recordó, el proyecto "establece una deuda de 1.914 millones de euros, mientras que el capital destinado a inversión no supera los 1.299 millones", por lo que existe "un desfase de casi 600 millones". Ezenarro criticó que el Presupuesto "financia gasto corriente a través de la deuda, algo que las leyes dejan muy claro que no puede ser".

Ezenarro no precisó si su partido va a emprender acciones legales ante la supuesta ilegalidad de las Cuentas, ya que aún está "estudiando" las medidas que puede adoptar.

DIÁLOGO

Por otra parte, denunció que el texto "reduce la visión ante el sufrimiento de este país y rechaza la vía del diálogo para una convivencia pacífica". A su juicio, en las Cuentas se constata "un retroceso" en la defensa de los Derechos Humanos, ya que desaparece la partida destinada a "las víctimas de motivación política" y no se incluye como partida nominal la asignación reservada a los damnificados por el franquismo.

También criticó la supresión de las partidas para iniciativas puestas en marcha por el anterior Gobierno, como el Plan de paz y convivencia y el programa 'Konpondu', del que destacó que permitió "llevar el diálogo entre diferentes a los pueblos". "Este Gobierno no quiere una paz hecha desde el mutuo reconocimiento y la convivencia", denunció.

Ezenarro aseguró que también se constatan "claros retrocesos" en materias como la educación y euskera. Como ejemplo, citó los cuatro millones de euros destinados a centros concertados que imparten el modelo A de enseñanza en castellano y "la retirada de las ayudas al euskera fuera de la comunidad autónoma".

En la misma línea, lamentó "la brusca reducción del cómputo destinado a la proyección de nuestro país en el exterior", algo que atribuyó al "objetivo claro de diluir tanto dentro como fuera de nuestras fronteras nuestras señas de identidad".

"DESDE LA MINORÍA"

En opinión de Ezenarro, las Cuentas son fruto de "un diseño político del PP y el PSOE". Según afirmó, dicho diseño "deja de lado a los sectores más desfavorecidos y retrocede en todo lo que hemos avanzado en 30 años en lengua propia y señas de identidad".

Además, consideró que el Presupuesto y la estrategia en la que se basa "responde a una visión restringida del sufrimiento en este país, que rechaza el diálogo como medio para buscar la paz" y ha sido elaborado "desde la minoría y en contra de lo que la mayoría quiere".

Por otra parte, consideró que el gasto social es "insuficiente" y ni siquiera basta para cubrir las necesidades de protección actuales. También consideró que el Gobierno "no ha cumplido su compromiso" en materia de reducción de gastos de personal.

POLÍTICAS ACTIVAS

Ezenarro también criticó la creación del nuevo servicio vasco de empleo Lanbide a través de una disposición adicional del Presupuesto. A su juicio, un organismo de este tipo, que se encargará de la gestión de las políticas activas de empleo una vez sean transferidas a Euskadi, tiene que ser regulado por una ley propia debido a su trascendencia.

La parlamentaria de Aralar también se refirió a la polémica sobre el acuerdo entre el PNV y el PSOE respecto a esta transferencia, que deja en manos del partido 'jeltzale' la posibilidad de retrasar el traspaso anunciado en un principio para el 1 de enero de 2010. El lehendakari, Patxi López, aseguró ayer que se siente "perjudicado" por el pacto y advirtió de que "si el PNV o el Gobierno de España intentan entorpecer la transferencia, nos tendrán enfrente".

Ezenarro afirmó que el lehendakari "no puede escudarse en terceras personas para justificar que no cumple su palabra" y criticó "el doble juego del PNV" en este asunto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies