Araujo avisa de que todos somos "víctimas potenciales" del terrorismo, la "principal amenaza" del siglo XXI

Actualizado 22/01/2008 15:10:15 CET

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Fernando Aráujo, subrayó hoy la necesidad de luchar contra el terrorismo, al que considera la principal amenaza de la humanidad en el siglo XXI, y advirtió de que "todos somos víctimas potenciales" de "la barbarie terrorista".

En una ponencia ofrecida en la primera jornada del IV Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo, Aráujo defendió que debe estar todo el mundo "unido" para acabar con el terrorismo y para "gritar libertad ya" para los secuestrados en todo el mundo y, especialmente, en Colombia.

El ministro señaló además los esfuerzos de Colombia para atender a todas las víctimas del terrorismo, cuyo número es "inconmensurable", y subrayó que todos los que sufrieron el cautierio están "invitados a regresar al seno de la sociedad". "Colombia está compuesta por almas generosas, deseosas de vivir en paz", subrayó.

En este contexto, Aráujo relató emocionado su propia experiencia durante los más de seis años que estuvo secuestrado por las FARC hasta que consiguió escaparse, un tiempo durante el que, según explicó, tuvo mucho tiempo para "meditar" y para entender que el motor de las personas "siempre debe ser la gratitud".

A su juicio, la "verdadera libertad" se encuentra "dentro de cada uno", para lo que es importante "aceptar las situaciones" e, incluso, "aceptar las cosas que nos causan dolor". "El dolor cuando no se convierte en verdugo es un gran maestro" es la frase que, según aseveró, decidió adeptar como "modo de vida" durante su cautiverio.

Por ello, advirtió de que "todos somos víctimas potenciales" de la "barbarie terrorista". "Los terroristas no distinguen entre sexo, edad, credo, nacionalidad, condición social o económica", advirtió.

VÍCTIMAS INTERNACIONALES.

Tras su ponencia tuvo lugar una mesa redonda en la que participaron varias víctimas del terrorismo de Israel, Irlanda del Norte, Italia, Francia, Holanda y Estados Unidos; quienes relataron su experiencia personal y sus vivencias a lo largo de los años que llevan defendiendo un reconocimiento social para las víctimas.

El primero de ellos, Arnold Roth (Israel) perdió a su hija de quince años en un atentado suicida en Jerusalén, momento desde el que quiere "restablecer la dignidad de todas las víctimas" y que los actos terroristas sean "todos iguales". Tras él intervino Michael Gallagher, cuyo único hijo murió en un atentado con coche bomba en Irlanda del Norte.

En el coloquio participaron también Giovanni Berardi, hijo de un asesinado por las Brigadas Rojas en 1978, y Guillaume Denoix de Sait Marc, hijo de un muerto en el atentado contra un avión que explotó en pleno vuelo sobre un desierto de Níger en 1989.

También relató su experiencia Frits Schippers, que perdió a su hijo y su nuera en el atentado de Al Qaeda en Bali y contó como en Holanda, un país que no ha sido históricamente azotado por el terrorismo, no observa "el apoyo que sí hay en otros países europeos de parte de la sociedad y las instituciones".

Por último, la cuñada de una fallecida en el atentado de las Torres Gemelas y miembro de la asociación 'Familias del 11 de septiembre' hizo un repaso de las labores de esta asociación, que apoya a las víctimas ofreciendo información actualizada sobre diversos temas como las ayudas a las que tienen derecho las familias de los fallecidos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies