Ares asegura que en el fin de ETA "sí hay vencedores", que no habrá amnistías y que Euskadi "no quiere ser como Kósovo"

Ares
EUROPA PRESS
Actualizado 24/02/2012 14:14:38 CET

Reitera que los presos de ETA no son presos políticos y dice que los radicales abertzales son responsables de haber gritado "ETA mátalos"

BILBAO, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El titular de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, ha subrayado que el fin de ETA no ha sido "un regalo" de los terroristas, sino una victoria del Estado de Derecho, y ha incidido en el hecho de que "sí ha habido vencedores". Tras negar la posibilidad de que haya "indultos generales ni amnistías", ha manifestado que Euskadi "no quiere ser Kósovo" y la independencia sólo generaría "aislamiento y división".

Durante su participación en desayuno de Fórum Europa-Tribuna Euskadi, celebrado en Bilbao, en el que ha sido presentado por su antecesor en el cargo, Javier Balza, y que ha contado con la presencia del exlehendakari, José Antonio Ardanza, y el delegado del Gobierno, Carlos Urquijo, entre otros, Ares ha incidido en que los radicales abertzales son responsables de un pasado en el que dieron "goras a ETA o gritaron 'ETA mátalos'".

Tras exigir a la izquierda abertzale que se deje de "literatura, de escenificación y de declaraciones ambiguas" y digan, "con claridad", algo tan sencillo como "nos hemos equivocado, nuestro apoyo y justificación de la violencia ha sido un error y reconocemos el daño causado", ha insistido en que ETA no ha desaparecido.

"Si ETA ha tomado esta decisión ha sido por la eficacia de la acción policial y judicial, por la deslegitimación ética, política y social de los postulados que le daban cobertura, por la resistencia cívica de muchos, por el ejemplo y el coraje de las víctimas, y por la colaboración internacional", ha remarcado para incidir en que "sí ha habido vencedores".

Tras destacar que el acuerdo alcanzado esta semana en el Congreso sobre la gestión del fin de ETA, Ares ha abogado por impulsarlo para que en Euskadi se amplíe y desarrolle, y ha recordado que los Cuerpos de Seguridad del Estado van a seguir teniendo competencias en Euskadi. Asimismo, ha subrayado la necesidad de reorientar la labor de los escoltas e impulsar para ellos "planes de reciclaje".

Asimismo, ha remarcado que la sociedad no le debe nada a ETA y que es la banda la que está en deuda con la sociedad vasca, y la que tiene que reconocer "el daño, el sufrimiento y el dolor causado".

"Tampoco les debemos nada a los radicales abertzales. Son ellos los que le deben mucho a la sociedad vasca porque, durante muchos años, han estado amparando, dando cobertura y justificación a la banda terrorista. Ellos son responsables de su pasado. De un pasado en el que muchos dieron cobardes goras --vivas-- a ETA o gritaron cargados de odio 'ETA mátalos'", ha subrayado.

"ROMPER CON ETA"

Pese a reconocer que los radicales abertzales han cambiado y tomado decisiones "que van por el buen camino", algo que, a su juicio, les ha llevado a interiorizar que si querían participar

en la vida política, "tenían que romper con ETA", Ares ha subrayado que el reto que se presenta es convertir la derrota de ETA en "una victoria política sobre los radicales abertzales".

"Lo primero que tenemos que hacer es no entrar en el juego de su calculada campaña de escenificación y victimismo, que tanto les gusta", ha anunciado, para añadir que "la independencia que

persiguen sólo generaría aislamiento, enfrentamiento, división y pobreza en nuestra sociedad".

"Y que no queremos, ser como Venezuela o Kosovo, como ellos

pretenden, sino trabajar para conseguir acercarnos a los países y

zonas más avanzados de Europa", ha añadido.

Ares ha defendido, asimismo, la necesidad de que sea la memoria, "el principio moral constitutivo de un futuro de convivencia que esté libre de la amenaza del totalitarismo". "Por eso, no podemos permitir que algunos pretendan ahora hacer tabla rasa sobre tantos años de dolor y sufrimiento. No podemos permitir un ejercicio de amnesia colectiva. No lo vamos a permitir", ha asegurado

EXTORSIÓN

El consejero ha afirmado también que la extorsión y el chantaje a los empresarios ha desaparecido, "algo que venimos contrastando permanentemente". "Si hubiera un único caso, ETA no estaría cumpliendo el anuncio que hizo a la sociedad vasca", ha remarcado.

Preguntado por Arnaldo Otegi, el consejero ha remarcado que es a los tribunales a quien le corresponde decidir y ha abogado por "ganar en las urnas" a los radicales abertzales.

A juicio del titular de Interior, no se puede olvidar que en Euskadi hubo "gente que asesinó porque quería exterminar al diferente, que hubo más de 850 asesinados por el terrorismo y que aquí no ha habido dos comunidades enfrentadas".

"No podemos olvidar que las víctimas, unas veces fueron silenciadas, y otras menospreciadas. Y que han tenido el coraje de no renunciar y que ellas han sido un elemento clave en la deslegitimación social del terrorismo", ha destacado, para subrayar después "la dignidad de Gesto por la Paz". "Sobre todo, porque supo romper la actitud aletargada, que durante muchos años existió en esta sociedad, frente a la amenaza terrorista", ha añadido.

REINSERCIÓN

Rodolfo Ares, que ha reconocido que entiende a las víctimas cuando reivindican la aplicación de la justicia "con la máxima severidad", ha recordado, sin embargo, que el ordenamiento jurídico establece que la pena impuesta lleva implícita la posibilidad de reinserción.

"Los terroristas tienen derecho a la reinserción si asumen con sinceridad la responsabilidad de sus acciones, reconocen el mal causado y se alejan de la violencia. Desde el Gobierno vasco estamos reclamando una política penitenciaria más dinámica y flexible que permita a los presos etarras recorrer, sí así lo desean, el camino de la reinserción", ha expresado.

En este sentido, ha confiado en que sea la política penitenciaria, la que ayude a que los presos condenados por delitos de terrorismo, a

dejar la violencia, reconocer el daño causado y reinsertarse en la

sociedad, aunque ha insistido en que el futuro de cada uno de los presos "está únicamente en sus manos".

"Los presos de ETA no son presos políticos, sino presos condenados por cometer graves atentados, asesinatos y otros actos terroristas. Y quiero decir que no va a haber ni indultos generales, ni amnistías", ha expresado, para añadir que los presos deben saber, que quien alimente sus esperanzas en ese sentido, simplemente les estará engañando.

"Los presos etarras tienen que saber que si tocan a la puerta de la reinserción podemos ayudarles a abrirla. Pero son ellos, y sólo ellos, los que tienen que tomar la iniciativa", ha añadido.

Asimismo, Ares ha remarcado que su Gobierno está impulsando el Instituto de la Memoria y la Convivencia y ha abogado porque los grupos parlamentarios presenten una proposición de Ley para que antes de julio el proyecto sea "una realidad".

Además, ha recordado que la segunda de las iniciativas sobre Memoria y Convivencia que se está impulsando es la puesta en marcha del Memorial de las Víctimas del Terrorismo en los términos que se plasmaron en el protocolo que el Departamento de Interior y el Ministerio firmaron hace un mes. "También estamos impulsando un congreso sobre memoria y convivencia democrática, que celebraremos el próximo mes de mayo, en el marco del Año de la Paz y las Culturas", ha añadido.

EXILIADOS

Además, ha remarcado que se está trabajando para conseguir que todos los que tuvieron que abandonar Euskadi por la presión terrorista puedan regresar, contando "con las ayudas posibles para conseguirlo". No obstante, ha considerado "complicado" restaurar el derecho al voto de los exiliados tal y como ha propuesto el PP. "Este Gobierno y quien les habla tiene muchas dudas sobre su aplicación", ha dicho.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies