Arranca en París un nuevo juicio contra el etarra 'Susper' por extorsión de fondos a empresarios españoles

MIR
Actualizado 05/05/2008 18:51:11 CET

PARÍS, 5 May. (EUROPA PRESS) -

El antiguo jefe del aparato militar de ETA, Juan Ibon Fernández Iradi, alias 'Susper', vuelve a comparecer ante la justicia francesa y se sienta desde hoy en el banquillo de los acusados para responder, entre otros cargos, del delito de extorsión de fondos a empresarios españoles a través del impuesto revolucionario.

Junto a 'Susper' comparecen también otros cuatro acusados: Belzane Obanos Sainz de Murieta, compañera sentimental de 'Susper', en situación de libertad judicial desde noviembre de 2006 concedida por la muerte de su padre; Lorena Somoza Chamizo; Mikel Miren Otegi y Aloña Muñoa, estos dos últimos pertenecientes a la reserva de ETA.

Todos ellos están acusados de asociación de malhechores con fines terroristas, tenencia de armas, uso de documentación y placas de matriculación falsas y receptación de robo en banda organizada.

'Susper' y Belzane Obanos fueron detenidos el 19 de diciembre de 2002 en la localidad francesa de Tarbes, en el suroeste francés, donde la policía se incautó de una importante documentación que condujo a la detención de numerosos miembros de ETA en Francia y en España. El primero logró escapar de la comisaría de Bayona y fue detenido en diciembre de 2003 en Mont-de-Marsan.

Lorena Somoza Chamizo, nacida en 1975 en Rentería (Guipúzcoa) era la tercera inquilina de la casa de Tarbes donde vivía Fernández de Iradi junto a su compañera y número dos del aparato operativo de la banda. La vivienda de Tarbes era considerada el centro neurálgico de los distintos comandos, del que emanaban todas las órdenes para atentar en España.

Por su parte, Mikel Otegi, alias 'Igor', de 35 años, y Aloña Muñoa, alias 'Enma', de 31, fueron detenidos en febrero de 2003 cuando acudían a una cita de captación en Irulegui, en el País Vasco francés.

Otegi es el autor de la muerte a tiros de dos ertzainas en Itsasondo en 1995 y estuvo en paradero desconocido desde 1997 tras quedar en libertad después de enfrentarse a un polémico juicio compuesto por un jurado popular.

Los servicios antiterroristas franceses consideraron a Otegi responsable de los aparatos de reclutamiento y de acogida a los grupos en la reserva. Su detención fue consecuencia directa de la captura de 'Susper', en cuyos papeles la policía encontró la anotación de una cita programada el 22 de febrero en el pórtico de la iglesia de Irulegui. Otegi fue condenado a siete años de cárcel por la justicia gala.

Mientras, Aloña Muñoa, condenada a seis años de cárcel en Francia, estuvo relacionada con el "comando Ttotto", grupo que asesinó al periodista José Luis López de Lacalle. La etarra se dio a la fuga en febrero de 2001 después de que la Ertzaintza detuviera a su novio, Iñigo Guridi Lasa, autor material del asesinato de Lacalle, y desarticulara al "comando". Otegi y Aloña eran activistas de ETA en la reserva, denominado 'Harrera' en clave interna.

FLN

En la apertura del juicio, que se celebra en la sala del Tribunal especial de lo Criminal de París, entre fuertes medidas de seguridad, 'Susper' comparó la actividad de los militantes de ETA con la del Frente de Liberación Nacional (FLN) en Argelia.

"Somos combatientes vascos por la libertad, como lo fue el FLN frente a la agresión francesa en Argelia", dijo 'Susper' en francés, tras anunciar que los acusados no responderían a las preguntas del Tribunal y reclamar la presencia de un traductor de euskera, como hacen habitualmente los miembros de ETA en los juicios.

'Susper' ya fue condenado el pasado 13 de febrero a 30 años de cárcel, de ellos 20 de cumplimiento íntegro, por disparar contra un gendarme en noviembre de 2001 en el suroeste de Francia.

HASTA EL 15 ó 16 DE MAYO

La vista iniciada hoy en París se prolongará hasta el próximo 15 ó 16 de mayo, según el esquema de trabajo presentado hoy por el presidente del Tribunal. Durante la jornada de hoy se procederá a la lectura del sumario y los hechos imputados a los acusados.

Mañana será el turno de escuchar los testimonios de los funcionarios policiales de la división nacional antiterrorista (DNAT) y el día 7 de mayo testificarán los expertos en caligrafía, y volverán a hacerlo los miembros policiales si fuera preciso.

Al ser festivo el día 8 y el 11 de mayo en Francia la vista se interrumpirá y no se retomará hasta el martes día 13 de mayo, en el que se escucharán los argumentos de los testigos de la defensa.

Al día siguiente intervendrá la Fiscalía y la defensa, a cargo de la letrada Yolanda Molina para dejar el juicio visto para sentencia. El Tribunal se retirará entonces a deliberar el 15 de mayo y el veredicto podría pronunciarse ese mismo día o al día siguiente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies