Arturo Fernández alega que la tarjeta era de libre disposición y con límite de 25.000 euros anuales

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Arturo Fernández alega que la tarjeta era de libre disposición y con límite de 25.000 euros anuales

Arturo Fernández en el inicio del juicio de las tarjetas black
EUROPA PRESS
Actualizado 06/10/2016 14:36:31 CET

Dice que nunca llegó al límite del gasto porque no lo necesitó

MADRID, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

El empresario Arturo Fernández, exconsejero de Caja Madrid y Bankia, ha explicado este jueves ante el tribunal que le juzga por el uso de su tarjeta 'black' que recibió el plástico de parte de la secretaría general de Caja Madrid en presencia de José Manuel Fernández Norniella, consejero ejecutivo de la entidad, y que se le dijo que era de libre disposición con un límite de 25.000 euros anuales.

"De la fiscalidad se ocupaba Caja Madrid", ha dicho el empresario a preguntas del fiscal Anticorrupción, Alejandro Luzón, que le ha sometido al interrogatorio más corto hasta el momento efectuado a los acusados, sin llegar a los cinco minutos de duración.

Preguntado por si llegó a alcanzar el límite fijado en su tarjeta, Fernández ha respondido que no ya que "no tenía necesidad" y ha aclarado que nunca tuvo acceso al desglose de sus gastos, que ascienden a 38.776 euros entre los años 2010 y 2012, según un informe pericial presentado por Bankia, que ejerce la acusación particular.

El expresidente de CEIM ha dicho ante el tribunal de la Sección Cuarta de la Sala de Lo Penal que se sentía "comodísimo" en su condición de representante de los empresarios madrileños en la caja y que su función dentro de la misma era "defender" a la patronal de Madrid.

Sobre los cargos realizados por el expresidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, con su 'black' en los restaurantes Cantoblanco, propiedad de Arturo Fernández, el empresario se ha limitado a decir que éste pagaba con unas cantidades fijas que liquidaba y que era un "magnífico cliente".

El Ministerio Público pide para Fernández un año y seis meses de cárcel y le acusa de un delito continuado de apropiación indebida por el uso de la tarjeta opaca de la que se beneficiaron 65 exaltos cargos y directivos de Caja Madrid Y Bankia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies